Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El barrio Puríssima Concepció de Reus reclama mejoras en la vía pública

Los vecinos sugieren que el mantenimiento del suelo de algunas de las calles de la zona resbala y la presencia de agujeros y losas rotas lo convierte en una superficie peligrosa, sobre todo cuando llueve

Cristina Valls

Whatsapp
El incivismo se refleja en la zona de los contenedores, donde se arremolinan las bolsas.  Foto: A. González

El incivismo se refleja en la zona de los contenedores, donde se arremolinan las bolsas. Foto: A. González

Muchos de los desperfectos surgen a raíz de su descuido.  Foto: A. González.

Muchos de los desperfectos surgen a raíz de su descuido. Foto: A. González.

Los socavones del suelo son numerosos.  Foto: A. González

Los socavones del suelo son numerosos. Foto: A. González

Una de les características clave de la vecindad del barrio Puríssima Concepció de Reus según el representante de la asociación de vecinos del barrio (AAVV), Josep Baiget, «es su familiaridad. Todos nos conocemos, aunque para mover según qué cosas somos muy poca gente y no siempre se coopera para realizar algo. Para los más pequeños no se puede realizar nada, pues la mayoría de los residentes aquí son muy mayores».

El barrio Puríssima Concepció, que delimita con la calle Jesús, Raval de Robuster y la Plaça del Castell, supone todo un imán para los de fuera. Está el Teatre Bartrina y el parque infantil de la Plaça del Teatre, que son grandes focos para gente. Sobre la estética del barrio, la vecindad se muestra molesta y denuncia el estado de algunas fachadas como las de la calle de l’Abadía. Se trata de edificios desocupados y en ruinas, donde se concentra suciedad y la presencia perenne de palomas .

«Lo arrastramos desde hace tres o cuatro años. Nos hemos quejado muchas veces. En lugar de solucionarlo, los bancos -que son los propietarios- prefieren ponerlo en venta», relata Baiget, aunque «con la crisis, nadie quiera comprar».

La vía pública

Por lo que respecta a la vía pública, el barrio reúne en general muy pocos desperfectos, aunque sólo a primera vista. Según dice Baiget, junto a un amigo suyo, Ramon Curto «si se mira bien la zona, se pueden encontrar gran cantidad de socavones, el suelo además resbala, sobre todo cuando llueve y el incivismo en la zona de los contenedores en la plaza del Baluard también es creciente». Allí se amontonan las bolsas de basura, un acción que genera «muy malos olores». Cabe destacar que también se puede encontrar alguna caja de empalmes colgando de un cableado del alumbrado.

A todo esto, Baiget dice que se trata de un «descuido de mantenimiento», pero que «puede ser peligroso». Con algo más de positividad, el presidente de la agrupación vecinal explica que los casos de ocupaciones han decrecido.

Temas

  • REUS

Lea También