Más de Reus

El campamento real se despide de Reus con ‘buenas sensaciones’

El circuito animado de La Llibertat recibe, en su último día, una afluencia constante de familias

C.Valls

Whatsapp
Melchor, al fondo, hablando con un niño, ayer en el campamento. FOTO: F.Acidres.

Melchor, al fondo, hablando con un niño, ayer en el campamento. FOTO: F.Acidres.

El campamento de los Reyes Magos de la plaza de la Llibertat de Reus fue ayer, en su último día en activo, toda una atracción para pequeños y mayores. A media mañana, se pudo ver cómo las familias, puntuales, esperaron su turno para realizar la visita familiar por el circuito ‘real’. Los pequeños de la casa pudieron ver cómo se clasificaban las cartas, se envolvían regalos e incluso disfrutaron de música en directo.  

Lo que se hizo notorio un día más –tras todos los que hubieron   de campamento–, fue la implicación del equipo organizador y las entidades participantes en el proyecto. «Estos días ha hecho frío, pero juntos hemos estado al pie del cañón, incluso hemos hecho sopa» explicaron desde la organización. El recorrido, amenizado por los pajes reales, fue de lo más divertido, interactuaron con las familias e informaron de cada uno de los rincones visitados. «La clasificación y el reparto de las cartas es minucioso como podéis ver. Además, si pintáis bien el recortable que os damos os traerán más regalos», fueron algunas de las informaciones que dieron los ayudantes de los Reyes Magos. 

Los Reyes visitaron a los jóvenes de Down Tarragona en Dia de Granja. FOTO: A. G.

Los Reyes, por su parte, estuvieron atentos a la llegada de los niños y niñas para poder entablar conversación a través de un micrófono y repartir dulces –con la figura de la rosa de Reus – a distancia, y todo gracias a un tobogán concebido para ello. El concejal Daniel Recasens hizo un balance positivo, con «buenas sensaciones». «Ha ido bien y eso nos alienta. Ha habido una afluencia constante. Agradecemos el esfuerzo de todo el equipo, han sido muchas horas», expresó. Dejó claro, también, que el campamento es una «alternativa a la cabalgata, un modelo de excepcionalidad», remarcó.

Una visita mágica 

Sus Majestades también acudieron a las instalaciones de Dia de Granja. Allí, unos 30 niños y jóvenes de la Associació Down Tarragona –en grupos burbuja–, recibieron regalos. «Se lo pasaron en grande, fue precioso ver sus caras  y más en un lugar donde hay hasta 200 animales de 40 especies», dice el promotor del acto Rubén Marín, quien desde hace 11 años montaba la iniciativa en la planta de pediatría del Hospital Joan XXIII. «Este año, el que hace 12, nos reinventamos por la Covid. Compré unos calendarios de la asociación en el gimnasio al que voy, se me ocurrió la idea y contacté a Jesús, de Dia de Granja», explica. 

Temas

Comentarios

Lea También