Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El caso Innova, atascado

Siete años después del inicio del macroproceso judicial, de las quince piezas abiertas, aún hay algunas desconocidas. En abril se archivó parte de la pieza 15 referente a Traiber, con la desimputación de una treintena de médicos

Francesc Gras

Whatsapp
El magistrado del Juzgado de Instrucción número 3 de Reus, Diego Álvarez de Juan. FOTO: DT

El magistrado del Juzgado de Instrucción número 3 de Reus, Diego Álvarez de Juan. FOTO: DT

El inicio del curso político y judicial, entre muchas otras cosas,  volverá a tener sobre la mesa la macrocausa Innova. La resolución de este rompecabezas con quince piezas separadas no parece inmediata. Y eso, a pesar de haber puesto en jaque la gestión de los partidos políticos y de haber condicionado sus agendas y las de las administraciones.

El propio magistrado del Juzgado de Instrucción número 3 de Reus, Diego Álvarez de Juan, lo explicaba sin tapujos en una de sus últimas interlocutorias culpando de ello a la saturación que atraviesan los juzgados. «Hasta febrero de 2017 este instructor contó con un refuerzo, pero desde la fecha mencionada, y ante la escasez recalcitrante de recursos por parte de la Administración de Justicia, no se ha podido contar con refuerzo alguno».

Además, también mencionaba que él mismo había propuesto a la Sala de Govern del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya, «la liberación de trabajo de dos días al mes durante seis meses para dedicar ese puñado de horas a esta macrocausa judicial». La justificación del magistrado por la extrema lentitud que vive el caso figura en el único escrito que se ha conocido este año en relación a la vía penal de Innova. Concretamente, el del pasado mes de abril con el archivo provisional de parte de la pieza 15 (Traiber) y con la desimputación de una treintena de médicos investigados por la crisis de las prótesis «por no existir suficientes pruebas contra ellos». 

También dictó el sobreseimiento de la causa para los trabajadores de la empresa Traiber que no ostentaban cargos directivos. Recordar que en las piezas 4 y 15, conocidas como el caso Traiber, el juez investiga una presunta trama de corrupción en la que médicos de distintos hospitales colocaban prótesis en mal estado de la marca Traiber. Todo ello a cambio de una comisión y de presuntos sobornos y tráfico de influencia con la colaboración de concejales del Ayuntamiento de Reus.

Otros indicadores que demuestran la lentitud que vive el caso son que todavía existen piezas desconocidas y que sólo una de ellas ha superado ya la fase de investigación. Se trata, no obstante, de la pieza principal, una de las más relevantes de la macrocausa centrada en las facturas cobradas, presuntamente, de forma irregular por el arquitecto Jorge Batesteza y el exdirector del CatSalut y expresidente de Shirota, Carles Manté. 

Una pieza que se unió con la número 2 y sobre la cual las partes ya han presentado los escritos acusatorios. También la Fiscalía, que pide duras penas de prisión para el exalcalde Lluís Miquel Pérez y el exdirector general de Innova, Josep Prat. 

El CAR de Vila-seca

Dentro del caso también cabe señalar que la pieza número 6 (conocida como las notas de Manté) ha acabado siendo archivada. De hecho, la tónica general hasta el momento parece que va en esta línea. Otro ejemplo sucede con lo que era la pieza 8 (el CAR de Vila-seca) que, finalmente, la Audiencia Provincial decretó separar de Innova y que se instruyera en los juzgados de Tarragona. El pasado mes de mayo, el Diari publicaba que la Fiscalía no veía delitos en la actuación de los cuatro investigados referente a la construcción del Centre de Salut d’Alta Resolució (CAR) de Vila-seca. 

Por este motivo, pedía el sobreseimiento del caso contra el alcalde de Vila-seca, Josep Poblet, la concejal delegada de Urbanisme i Medi Natural, Manuel Moya, el arquitecto municipal, Rafael Bertran, y el arquitecto Jorge Batesteza. Con la presentación de los escritos de las defensas sólo quedará la fecha del juicio en la Audiencia Provincial. 

El número de piezas de la macrocausa Innova hacen de ella un caso único en toda la demarcación. También el trabajo de escuchas telefónicas, seguimiento de cuentas y correos electrónicos, detenciones, confiscaciones de documentos o registros domiciliarios que se han llevado a cabo. 

Tampoco pueden pasar por alto los cerca de setenta investigados (llegaron a superar el centenar) que figuran entre funcionarios, empresarios, profesionales liberales y hasta un exrector de la Universitat Rovira i Virgili (URV). De entre todos ellos, el que mayor relevancia política tiene es el exalcalde de Reus, Lluís Miquel Pérez.

La vía administrativa, cerrada

Más allá de la vía penal, Innova también tiene una derivada administrativa dirimida por el Tribunal de Cuentas. Esta línea, a diferencia de la penal, sí que ha cerrado las causas que tenía abiertas, una de ella exculpando a los investigados.  Así, el Departamento Segundo de la Sección de Enjuiciamiento del alto tribunal exculpó tanto al excalde Lluís Miquel Pérez como al resto de concejales del Ayuntamiento que aprobaron en 2007 el aval de 3 millones a la empresa Shirota, de cualquier responsabilidad contable. 

Meses después vino otra sentencia, en este caso relacionada con las facturas sin justificar que cobraron Jorge Batesteza y Carles Manté. En este caso, el Tribunal de Cuentas volvió a exculpar al exalcalde de Reus pero condenó al exdirector general de Innova, Josep Prat a indemnizar al Ayuntamiento de Reus con 900.120 euros; un fallo que fue ratificado el año pasado. Fallos ambos que pueden marcar el futuro de la causa en la vía penal. 

Temas

  • Cas innova

Comentarios

Lea También