Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El centro de Reus suma 700 licencias comerciales y el 90% de los locales están ocupados

El Ayuntamiento dispone de un censo pensado para captar nuevos inversores y seguir dinamizando el sector. El informe no contempla algunos establecimientos de medio y gran tamaño que podrían tener una finalidad comercial

Francesc Gras

Whatsapp
El área con más músculo comercial son los arrabales, la avenida Prat de la Riba y las calles Llovera y Sant Joan. FOTO: alba mariné

El área con más músculo comercial son los arrabales, la avenida Prat de la Riba y las calles Llovera y Sant Joan. FOTO: alba mariné

La salud comercial de Reus sigue en buena forma. En estos momentos, el centro de la ciudad  dispone de unas 700 licencias comerciales con un porcentaje de ocupación de los locales que alcanza el 90%. Así se desprende del censo que trabaja y actualiza periódicamente el Ayuntamiento de Reus, a través de la Agència Reus Promoció, con el firme propósito de captar el interés de nuevos inversores. Un elemento fundamental en sectores como la restauración y el comercio, mayoritarios en el núcleo antiguo, que están en constante evolución y cuentan con una elevada rotación. 

Un grupo de inmobiliarias de la ciudad y la Cambra de Comerç de Reus también colaboran a través de una mesa de trabajo en la confección de un estudio que, en el caso de estos datos, se centra en el área con más músculo comercial como son los arrabales, la avenida Prat de la Riba y las calles Llovera y Sant Joan.

El censo también recoge que, en números absolutos, la ciudad cuenta con unas 1.800 actividades comerciales, cifra que supone un crecimiento en torno al 15% respecto al 2011. Este documento, además, surge como una nueva apuesta por la vitalidad comercial de Reus y por el convencimiento de que la zona centro todavía dispone de un enorme potencial para explotar y seguir creciendo. En esta línea se manifiesta la concejal de Projecció de Ciutat, Montserrat Caelles, que, más allá de valorar de forma positiva la cifra de ocupación, explica que la voluntad del consistorio es seguir dinaminzando el sector comercial e impulsar la actividad económica. «Todavía tenemos potencial para crecer», manifiesta.

Una posible línea de crecimiento en el centro sería a través de locales de mediano y gran tamaño que podrían tener finalidades comerciales y que, a su vez, serían atractivos para las marcas. Entre ellos, por ejemplo, estaría el local que antiguamente ocupaban los bomberos en las dependencias del viejo hospital, aunque para que se pudiera llevar a cabo se requeriría de una modificación urbanística previa. 

‘Abiertos a todo, también a Ikea’

En algunas ocasiones también ha surgido el nombre de la Casa Gasull o, más recientemente, los locales que tiene en la planta baja el centro comercial de El Pallol. De hecho, hace un año aproximadamente, se conocía el interés de Decathlon y MediaMarkt por instalarse en la ciudad. 
A pesar de que las negociaciones no llegaron a materializarse, la propia Montserrat Caelles manifiesta que «estaríamos encantados ante la posibilidad de que grandes marcas dieran el paso y se interesaran por el centro de la ciudad. Estamos abiertos a todo, también si fuera el caso de Ikea». 

En los últimos tiempos también se ha producido un fenómeno en la ciudad consistente en la conversión de amplios locales que antes ocupaban entidades bancarias y que, finalmente, han sido substituidos por comercios. Y es que a consecuencia de los distintos procesos de fusiones y absorciones que ha experimentado el sector de la banca, en el centro de la capital del Baix Camp han quedado establecimientos vacíos como el antiguo BBVA de la plaza Pintor Fortuny esquina con la calle Llovera, la entonces oficina de Catalunya Caixa en la plaza Prim o el antiguo Banesto de la plaza Llibertat. 

El caso de Intersport

Pero no todos se encuentran sin ocupar. El que fuera Banc Sabadell en el edificio del Campanaret ahora acoge una amplia tienda de zapatos de la marca Ferreres. Otro recién movimiento comercial de envergadura ha tenido lugar en el arrabal de Jesús con la reapertura del amplio establecimiento a manos de Interesport que, durante muchos años, había ocupado la firma Zara antes de trasladarse al Centre Comercial La Fira. También ha sido ocupado, aunque en esta ocasión por una notaría, el emblemático edificio del Banc de Reus del Raval Santa Anna.

Temas

Comentarios

Lea También