Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El comercio de Reus pide implicar a todos los sectores para aplicar la reforma horaria

La idea de cerrar un día a las 7 de la tarde, propuesta hace más de un año en un plan piloto, nunca llegó a realizarse

Diari de Tarragona

Whatsapp
Una de las propuestas planteaba que las tiendas cerrasen a las 7 de la tarde un día a la semana. FOTO: A. González

Una de las propuestas planteaba que las tiendas cerrasen a las 7 de la tarde un día a la semana. FOTO: A. González

Hace poco más de un año, el nombre de Reus aparecía en todos los medios de comunicación como ciudad-banco de pruebas para aplicar la reforma horaria, una quimera que busca racionalizar los horarios y ayudar a conciliar la vida laboral y familiar. Incluso el Ayuntamiento de Reus organizaba unas jornadas en las que se autoproclamaba capital de los horarios.

El comercio, anunciando que las tiendas cerrarían un día a las siete de la tarde, y algunos departamentos municipales se presentaban como ‘conejillos de indias’ para probar si de verdad esta reforma horaria era posible.

Quince meses después, las incógnitas son muchas. ¿Sirvieron de algo aquellas jornadas? ¿Se aplicó alguna de las medidas propuestas? ¿Los comerciantes hicieron suyas las ideas y las aplicaron? ¿Existe algún departamento u organismo municipal que de verdad haya aplicado o aplique la reforma horaria?

El presidente de la Unió de Botiguers de Reus, Àlfred Pitarch, es bastante claro al respecto. «Se quisieron hacer muchas pruebas, pero no se consiguió lo más importante: aglutinar a todos los sectores. No sirve de nada que sólo lo hiciésemos los comerciantes, sino que se necesita de la implicación de todos: colegios, administraciones, empresas, etc.», comenta el representante de una de las asociaciones de comerciantes más potentes de la ciudad.

A los comerciantes se les puso en el punto de mira. La propuesta era rompedora y planteaba que, un día a la semana, las tiendas cerrasen a las siete de la tarde.

«Al pequeño comercio nos interesa mucho esta idea. Todos tenemos familia y somos los primeros en defender la conciliación de la vida laboral y familiar. Pero el problema es que la economía la mueven los grandes ‘lobbies’, las grandes cadenas y centros comerciales. Por eso es un tema muy complicado de conseguir», advierte Àlfred Pitarch, quien admite que «las jornadas de finales de 2016 fue un acto de buenas intenciones, pero al final no se hizo nada de lo que se dijo».

El ejemplo del Mas Carandell

Tanto como nada, tampoco. Reus, junto a Lleida, formaba parte de la red de 12 municipios catalanes convertidos en capitales horarias. Por entonces, el concejal responsable de Medi Ambient i Ocupació, Dani Rubio, subrayaba la importancia de participar en esa iniciativa pionera.

Para ello, desde la dirección de Mas Carandell se propuso a los trabajadores acortar su jornada laboral, una propuesta que a día de hoy se está aplicando.

Algunos trabajadores de Mas Carandell han acortado su jornada laboral 

Ahora hace justo un año, se inició en Mas Carandell este proyecto piloto, para fomentar unos usos racionales de los tiempos de trabajo a la organización. Concretamente se propusieron dos actuaciones en relación a la reforma horaria que podían seguir, opcionalmente, los trabajadores.

Comer a la una de la tarde

La primera medida fue fomentar que la comida de los empleados del Mas Carandell se realizase en una franja horaria más saludable, que según los estudios se encuentra alrededor de las 13 horas. Para facilitar esta posibilidad se propusieron dos alternativas: Utilizar los 30 minutos de la pausa del desayuno para comer; y usar 30 minutos para comer, entre las 13 y las 14 horas, y acortar media hora la salida.

Según  fuentes municipales consultadas «esta actuación tuvo buena acogida entre el personal, con una tendencia creciente del número de personas que se acogían».

Y después en el número de días que se aplicaba, ya que inicialmente era los lunes y después se ha ido extendiendo al resto de días de la semana. 

Estas mismas fuentes remarcan que «este cambio horario ha sido muy bien valorado por los usuarios que trabajan y tienen que hacer gestiones que suponen un intercambio físico de documentos con Mas Carandell, porque lo pueden hacer en un tiempo que no se solapa con el de su actividad laboral».

En la valoración de esta acción también se observa que por la tarde hay menos actividad que hasta las 14 horas, y que por las tardes se hace más atención telefónica que de forma presencial. Finalmente, se aprecia un ligero incremento del número de personas atendidas. 

Adoptar el nuevo horario también ha permitido que las personas trabajadoras puedan avanzar, si quieren, en dos horas su finalización de jornada otorgando mayor posibilidad de la conciliación laboral y persona. 

Comentarios

Lea También