El consistorio de Reus asumirá el 70% del alquiler de las luces de Navidad de los comerciantes

El Ayuntamiento ha decidido incrementar la subvención en una campaña «complicada» para los negocios de la ciudad debido a la Covid-19. El año pasado se hizo cargo de un 50%

CARMINA MARSIÑACH

Whatsapp
Las luces de Navidad en Reus se encenderán el último viernes de noviembre. FOTO: ALBA MARINÉ

Las luces de Navidad en Reus se encenderán el último viernes de noviembre. FOTO: ALBA MARINÉ

El Ayuntamiento de Reus ya se ha puesto manos a la obra para preparar la campaña de Navidad en un año en qué el comercio de la ciudad se ha visto muy castigado por la Covid-19. De forma excepcional, el consistorio subvencionará este 2020 el 70% del coste del alquiler de la iluminación navideña de las calles comerciales que lo soliciten, y el 30% restante lo asumirán los negocios.

Cada año, la Agència Reus Promoció abre una línea de subvenciones para aquellas calles comerciales que decidan instalar luces navideñas. El año pasado, el equipo de gobierno ya incrementó la subvención del 30% al 50%, pero debido a la pandemia el sector comercial pidió al Ayuntamiento que este año hiciera un esfuerzo y acordaron que la administración local se haría cargo de un 70% de forma «extraordinaria». Y como ya se venía haciendo, el consistorio asume también los costes de consumo.

Según la concejala de Promoció de Ciutat, Montserrat Caelles, es otra de las medidas que han incluido dentro del Pla de Reactivació Econòmica i Social de Reus. «Hemos incrementado este 20% para apoyar al sector que está pasando por un momento complicado (…) el alumbrado navideño es una acción que incentiva las ventas y es muy importante de cara a la reactivación económica de la ciudad», asegura.

Por su parte, el presidente del Tomb de Reus, Jacint Pallejà, valora positivamente esta medida que «puede ser beneficiosa para todas las calles». Considera que las luces de navidad «ayudan a hacer fiesta y propician el consumo». Pallejà cree que son imprescindibles y este año aún más, porque probablemente tanto el sector comercial como el de la hostelería se resentirá de la crisis provocada por la pandemia. «Es una forma de decir que pese a todo, seguimos plantando cara a la adversidad», asegura.

Los comerciantes de cada calle deberán trasladar en breve un presupuesto al consistorio sobre las luces que quieren instalar y tendrán que ser aprobados por la administración. Caelles asegura que intentan que sea una acción coordinada y que en todas las calles haya una «estética similar».

Aun así, sigue habiendo la misma polémica de siempre: No todos los comercios de una misma calle pagan por tener luces de Navidad, pero todos se benefician de ellas una vez instaladas.

Los comercios que colaboran y pagan parte de las luces, reciben un pack con descuentos y promociones por parte del Ayuntamiento, pero pese a ello, a muchos les parece un modelo injusto. Los que suelen participar en las campañas de promoción son los comercios locales, adheridos a las asociaciones comerciales de la ciudad. «Es más difícil que participen las grandes empresas que no se sienten tan arraigadas», asegura Caelles. El año pasado participaron un total de 542 comercios.

Pallejà, considera que la problemática se solucionaría con la implementación definitiva de las Àrees de Promoció Econòmica i Urbana (APEU). Se trata de una legislación que permitiría delimitar una zona comercial y que todos los negocios que abarcara fueran obligados a pagar una cuota destinada a campañas comerciales y acciones de dinamización. La misma fórmula que se utiliza en los centros comerciales como el Pallol o el Centre Comercial La Fira. «Es lo mismo que pasa en las comunidades de vecinos, cuando hay una derrama todos tienen que pagar», compara Pallejà.

Este modelo histórico de gestión de las luces de Navidad es «atípico», pero aun así, los comerciantes consideran que la iluminación de la ciudad tiene una calidad que no es comparable a otras ciudades cercanas.

Más adornos en las calles

A parte de esta línea de subvenciones para los comercios, el Ayuntamiento cada año instala luces de Navidad en espacios comunes de toda la ciudad. El consistorio ha sacado a licitación el alquiler y el montaje del alumbrado de Navidad por un total de 114.000 euros con IVA incluido. Una cifra superior a la del año pasado que fue de 81.312 euros euros con IVA incluido.

El contrato contempla la instalación de diferentes sistemas de luces en la Plaça Mercadal, la Plaça Prim y la de la Llibertat, así como unos 40 motivos por diversos barrios de la ciudad. Está previsto que se instale un árbol de Navidad la Plaça Mercadal con una estrella en la parte superior. Y también se colocarán 365 guirnaldas por diferentes árboles de la calle Llovera, Prat de la Riba, Sant Joan, Ravals de Jesús, Martí Folguera, Robuster y Raval Santa Anna.

Reus Promoció quiere promover la ciudad durante la época navideña, «un período muy importante para el comercio de la ciudad» con el objetivo de hacer más atractiva la visita en la ciudad.

Las luces deberán estar instaladas antes del 27 de noviembre. Y es que cada año se encienden el último viernes de este mismo mes.

Temas

Comentarios

Lea También