Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El consumo de contenidos ilegales se impone con un 88%

El año pasado hubo 4.316 millones de accesos a contenidos piratas por valor de 23.265 millones de euros
Whatsapp
España sigue ocupando los primeros puestos de los países donde hay más consumo de descargas ilegales. Foto: Lluís Milián

España sigue ocupando los primeros puestos de los países donde hay más consumo de descargas ilegales. Foto: Lluís Milián

España sigue estando entre los primeros puestos de los países donde hay más consumo de descargas ilegales. Concretamente, según datos que recoge el Observatorio de la piratería y hábitos de consumo de contenidos digitales, en 2014 el 87,94% de todos los contenidos digitales consumidos en el país fueron ilegales, mientras que el porcentaje de consumidores que accedió ilegalmente a contenidos en internet subió desde el 51 al 58% respecto a 2013.

Durante el año pasado hubo 4.316 millones de accesos ilegales a contenidos por valor de 23.265 millones de euros, produciendo un lucro cesante de 1.700 millones. En este sentido, el mismo documento, presentado por la Coalición de Creadores y elaborado por la consultora especializada independiente GfK, advierte que «las arcas públicas dejaron de recibir por culpa de la piratería casi 628 millones d euros entre IVA, IRPF y cotizaciones a la Seguridad Social». Los accesos ilegales se repartieron durante el 2014 del siguiente modo: películas, 38%; series, 26%; música, 24%; fútbol, 18%; videojuegos, 11%; y libros, 11%.

Durante la presentación de estos datos, Carlota Navarrete, directora de la Coalición de Creadores, destacó «la urgente necesidad de aplicar con el máximo rigor la Ley de Propiedad Intelectual, que entró en vigor el 1 de enero de 2015». La normativa establece sanciones de hasta 600.000 euros para las páginas web que tengan como principal actividad facilitar de manera masiva la localización de contenidos piratas que incumplan los requerimientos de retirada de los contenidos declarados infractores.

En este sentido, uno de cada dos consumidores que accede a contenidos ilegales lo justifica argumentando «yo pago mi conexión a internet». Además entre los motivos expuestos destacan también «la rapidez y facilidad de acceso», «no pago por un contenido que posiblemente luego no me guste», «no estoy haciendo daño a nadie» y «no hay consecuencias legales para el que piratea, no pasa nada».

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También