Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El derrumbe de la vieja fábrica de la Sedera se alargará dos meses

Los trabajos empezaron ayer con la retirada de los conductos de aire acondicionado de la parte trasera del edificio del paseo Misericòrdia

Joan Morales

Whatsapp
Una máquina excavadora trabajando ayer por la mañana en la parte posterior del edificio de la antigua Sedera. Foto: Alfredo González

Una máquina excavadora trabajando ayer por la mañana en la parte posterior del edificio de la antigua Sedera. Foto: Alfredo González

 

El viejo edificio de la Passarel·la Tèxtil en el paseo Misericòrdia, conocida popularmente como la Sedera, está más de cerca de desaparecer después de que ayer por la mañana empezasen los trabajos previos al derrumbe definitivo, con la retirada de los escombros y los conductos de aire acondicionado de la parte trasera del edificio.&nbs p;
De esta manera, los propietarios del inmueble -la inmobiliaria Solvia, del Banc de Sabadell- tiran adelante con la idea de derruir un edificio que, una vez desestimado el proyecto urbanístico inicial, no han podido vender. El concejal de Urbanisme del Ayuntamiento de Reus, Marc Arza, confirmaba ayer al Diari que «hace unos días 10 que nos reunimos con Solvia y nos confirmaron que la demolición completa del edificio, y el solar perfectamente limpio y vallado, estará lista en unos dos meses».
A partir de ese momento tocará pensar qué uso darle al espacio, toda una incógnita. Cabe recordar que una sentencia del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya de diciembre de 2014 anuló la modificación puntual de la revisión del Pla d’Ordenació Urbana Municipal, por lo que el edificio volvió a tener un uso comercial e industrial y no urbanístico. Es por ello que si se quiere hacer un proyecto similar al que el Ayuntamiento de Reus presentó en marzo de 2014 (uno nuevo que proponía una reducción de la altura de los edificios, el mantenimiento de la fachada y un centro cívico) sería necesaria una nueva recalificación a urbanístico, en el nuevo POUMque todavía tiene que aprobarse.
Pero mientras todo esto llega, el debate sobre qué hacer con el solar ha dividido frontalmente a las diferentes asociaciones de vecinos de la zona. Tanto la asociación Passeig Misericòrdia como Mas Vilanova han coincidido en pedir al Ayuntamiento de Reus que aproveche el solar que quede tras el derrumbe para habilitar un enorme aparcamiento disuasorio, y gratuito, que ayude a dinamizar el barrio, tanto desde un punto de vista comercial como para facilitar el aparcamiento a los ciudadanos.&nbs p;
En este sentido, el presidente de la Associació de Veïns Passeig Misericòrdia, Jordi Pouget, insistía ayer en que «vivimos en una zona con mucha actividad y movimiento de coches, ya que hay dos colegios, las oficinas del Servei Català d’Ocupació y de Hacienda y estamos a la espera de la apertura de las nuevas oficinas de la Seguridad Social, en la plaza del Velòdrom».
Recogida de firmas
Por contra, desde la plataforma ‘Salvem la Sedera’, de la que forma parte el presidente de la Associació de Veïns Monestirs, Alfonso Berbel, están recogiendo firmas desde hace aproximadamente un mes en contra de que el solar que quede tras la demolición de la Sedera albergue un aparcamiento. «No queremos ningún aparcamiento. Simplemente que limpien el solar y que lo vallen», aseguró ayer Berbel. 
En esto sí que coinciden las tres asociaciones vecinales, ya que Pouget también volvía a pedir ayer públicamente que «mientras deciden si hacen un parking o no, el espacio tiene que estar limpio y bien cerrado».
La plataforma Salvem la Sedera ha convocado para esta tarde, a las 19.30 horas, una asamblea en el teatro del colegio Pare Manyanet.

El viejo edificio de la Passarel·la Tèxtil en el paseo Misericòrdia, conocida popularmente como la Sedera, está más de cerca de desaparecer después de que ayer por la mañana empezasen los trabajos previos al derrumbe definitivo, con la retirada de los escombros y los conductos de aire acondicionado de la parte trasera del edificio.

De esta manera, los propietarios del inmueble -la inmobiliaria Solvia, del Banc de Sabadell- tiran adelante con la idea de derruir un edificio que, una vez desestimado el proyecto urbanístico inicial, no han podido vender. El concejal de Urbanisme del Ayuntamiento de Reus, Marc Arza, confirmaba ayer al Diari que «hace unos días 10 que nos reunimos con Solvia y nos confirmaron que la demolición completa del edificio, y el solar perfectamente limpio y vallado, estará lista en unos dos meses».

A partir de ese momento tocará pensar qué uso darle al espacio, toda una incógnita. Cabe recordar que una sentencia del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya de diciembre de 2014 anuló la modificación puntual de la revisión del Pla d’Ordenació Urbana Municipal, por lo que el edificio volvió a tener un uso comercial e industrial y no urbanístico. Es por ello que si se quiere hacer un proyecto similar al que el Ayuntamiento de Reus presentó en marzo de 2014 (uno nuevo que proponía una reducción de la altura de los edificios, el mantenimiento de la fachada y un centro cívico) sería necesaria una nueva recalificación a urbanístico, en el nuevo POUMque todavía tiene que aprobarse.

Pero mientras todo esto llega, el debate sobre qué hacer con el solar ha dividido frontalmente a las diferentes asociaciones de vecinos de la zona. Tanto la asociación Passeig Misericòrdia como Mas Vilanova han coincidido en pedir al Ayuntamiento de Reus que aproveche el solar que quede tras el derrumbe para habilitar un enorme aparcamiento disuasorio, y gratuito, que ayude a dinamizar el barrio, tanto desde un punto de vista comercial como para facilitar el aparcamiento a los ciudadanos.

En este sentido, el presidente de la Associació de Veïns Passeig Misericòrdia, Jordi Pouget, insistía ayer en que «vivimos en una zona con mucha actividad y movimiento de coches, ya que hay dos colegios, las oficinas del Servei Català d’Ocupació y de Hacienda y estamos a la espera de la apertura de las nuevas oficinas de la Seguridad Social, en la plaza del Velòdrom».

Recogida de firmas

Por contra, desde la plataforma ‘Salvem la Sedera’, de la que forma parte el presidente de la Associació de Veïns Monestirs, Alfonso Berbel, están recogiendo firmas desde hace aproximadamente un mes en contra de que el solar que quede tras la demolición de la Sedera albergue un aparcamiento. «No queremos ningún aparcamiento. Simplemente que limpien el solar y que lo vallen», aseguró ayer Berbel.

En esto sí que coinciden las tres asociaciones vecinales, ya que Pouget también volvía a pedir ayer públicamente que «mientras deciden si hacen un parking o no, el espacio tiene que estar limpio y bien cerrado».

La plataforma Salvem la Sedera ha convocado para esta tarde, a las 19.30 horas, una asamblea en el teatro del colegio Pare Manyanet.

 

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También