Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El día en que carnaval y comida son sinónimos en Reus

La Fira Catalana de la Consumició acogió en Reus a centenares de visitantes para degustar sabrosos platos de les ‘colles’

CRISTINA VALLS

Whatsapp
Los miembros de las

Los miembros de las "colles" calcularon gran cantidad de raciones y aseguraron que se quedarían sin existencias. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Empezar un lunes con el estómago contento es otro cantar. Reus se despertó, ayer por la mañana, con música, olor a carne a la brasa y una temperatura primaveral. Desde las 9 horas de la mañana y hasta el mediodía, cualquiera que pasara por la plaza de Prim pudo disfrutar de una buena comilona. Y es que llegó otra edición del Expo-Profit, la Fira Catalana de la Consumició. Se trata de una cita culinaria imperdible en tiempos de Carnaval en la ciudad.

Fueran de dulce o de salado, los asistentes acogieron de buen agrado todas las propuestas culinarias, que fueron variadas y de los más suculentas: callos, fideuá, pinchos y chorizos, crepês con chocolate y nata, etc. Más de uno iba haciendo degustación de cada uno de los platillos que se les ofrecían en las paraditas de comida. Por su parte, los miembros de las diferentes ‘colles’ carnavaleras, preparados con sus delantales, dieron el callo adaptándose a las demandas de los más pequeños y de los más mayores, y además con diligencia. Los centenares de visitantes de ayer llenaron la plaza y, las 12 horas, hubo momentos de gran congregación.

Muchos de los asistentes comieron de pie, mientras disfrutaron de suculentos platillos, ayer en la plaza de Prim. FOTO: FABIÁN

Entre humo de brasas y planchas, toda la comida que alguien se pudiera imaginar se pudo encontrar en la plaza, entre ríos de gente seleccionando qué platos eran los más sabrosos de probar. «Hacemos un buen balance del Carnaval. Han sido días muy intensos y lo damos todo. La Rua Matinal y la Batalla del Confeti es de los actos que me parecen más divertidos. Este año, hemos ido de rockeros, estilo Grease, y lo hemos pasado muy bien», explicó Joan Salvadó, de la Colla Xauxa, mientras cocinaba lomos y longanizas. Esa fue la comida estrella del encuentro. Para añadirle enjundia al asunto, según Salvadó, había que añadir salsas: mayonesa o romesco.

Los miembros de las agrupaciones carnavaleras trabajaron a destajo durante toda la mañana del Expo-Profit. FOTO: FABIÁN ACIDRES

Un traguito de vino y unas arbequinas para finalizar. La Colla Farts d’Olla, con un poco más de 40 años saliendo en el Carnaval de Reus, apostaron por la clocha, plato tradicional típico de las comarcas de la Ribera d’Ebre y la Terra Alta. «Hacemos la tradicional clocha de habichuelas y arenque, pero toda la juventud prefiere longaniza en su lugar. Así que se lo adaptamos», dijo resuelta Anna Mestre, la presidenta de la agrupación. Una elaboración que salía por 4,50 euros. La Colla de l’Esbart Santa Llúcia eligió hacer raciones de mini coques en recapte y de espinacas. El joven Antonio Mármol, vestido de marinero, nos resumió en un momento el ritmo que llevaron durante la mañana. «Estamos muy agradecidos por salir un año más en comitiva. No se nos ha hecho largo, aún tenemos mucha energía y lo estamos disfrutando», aseguró contento.

El platillo en el puesto de la entidad reusense tenía, además, uno de los precios más competitivos (3 euros). «Hemos hecho 450 cocas y, antes de las 15 horas, las venderemos todas, como cada año», concluyó.

Temas

Comentarios

Lea También