Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El esperado derribo de los edificios vacíos del barrio del Carme de Reus arranca el lunes

Incasòl eliminará unos bloques muy degradados y foco de suciedad para dar paso, inicialmente, a un parking de zona azul

Francesc Gras

Whatsapp
FOTO: Alba Mariné

FOTO: Alba Mariné

El derribo de los dos edificios desocupados que hay en el céntrico barrio del Carme arrancan este lunes 14 de enero. Así lo confirman desde el Institut Català del Sòl (Incasòl), propietario de las viviendas, que en unos días iniciará unos trabajos largamente esperados por los vecinos de la zona. Sobre todo porque los dos bloques de viviendas, situadas en las calles Sant Francesc y Sant Benet, se han convertido en un foco de suciedad e insalubridad por culpa de la presencia incontrolada de palomas. Además, más allá del evidente deterioro, algunos pisos y bajos llevan tiempo tapiados para evitar que sean okupados.

Por todo ello, la noticia del inicio de los trabajos es muy bien recibida por parte de los residentes del barrio. El presidente de la Associació de Veïns L’Harmonia del Carme, Josep Machado, explica que hace meses que esperaban el derribo de los dos edificios porque supondrá un punto de inflexión en la imagen del barrio. «Necesitamos un barrio digno y eliminar la degradación absoluta de muchas viviendas», apunta Machado. 

Recientemente, la asociación vecinal ha censado más de un centenar de casas y solares en mal estado. Su voluntad es que desde las administraciones se ayude a potenciar la construcción de nuevas viviendas. Y el solar que quedará tras el derribo de ambos inmuebles, añade Machado, sería una buena ubicación. 

En este sentido, desde el consistorio han contactado con algunos promotores privados y cooperativas de viviendas con la intención de explorar la posibilidad de ceder solares de titularidad municipal a cambio de que se construyan pisos en régimen de alquiler social. Dos de los que se habrían tanteado se circunscriben al propio barrio del Carme y, más concretamente, justo al lado de los edificios que serán derribados de forma inminente.

Aparcamiento de superficie

De momento, el derrumbe de los dos edificios vacíos dejará paso a un parking de zona azul que ampliará los ya existentes en el barrio del Carme en las calles Sant Francesc y Closa de Freixa. Su puesta en marcha será provisional a la espera de que la Generalitat de Catalunya y el Ayuntamiento de Reus acuerden un uso definitivo en el futuro. 

Los trabajos que empezarán la semana que viene el Incasòl se espera que tengan un plazo de ejecución de seis meses con un coste de unos 200.000€, financiados íntegramente por la Generalitat. La intención es habilitar las medidas necesarias para minimizar el impacto de la actuación en el día a día de los vecinos.

El derrumbe de los dos edificios propiedad del Incasòl sigue una línea trazada hace años con la intención de mejorar el barrio del Carme. Se trata de un proyecto que pasaría por la creación de una nueva plaza posterior al Orfeó Reusenc, mientras que la obra pasaría por ampliar las calles en la zona del antiguo Vapor Vell, sobre todo en lo que hace referencia a la calle Gornals. 

Para terminar este ambicioso plan, restaría la apertura de la calle del Vent y su conexión con la de Sant Jaume y el Portal del Carme. A pesar de que todas estas actuaciones nunca se han descartado completamente, su aplicación es compleja. Para que terminase siendo una realidad, no sólo se requeriría de una inversión económica importante y de la participación de algún promotor interesado en su construcción, sino que el consistorio también necesitaría realizar nuevas expropiaciones.

Temas

Comentarios

Lea También