Reus Patrimonio

El frontispicio reconstruido de Casa Navàs ve la luz, testigo de «modernidad y tradición»

La inauguración fue virtual, debido a la pandemia, e incluyó la emisión del documental‘Casa Navàs. Reconstruint la memòria’ y una teatralización en el edificio modernista

C. VALLS

Whatsapp
Durante el momento de la descubierta, ayer por la tarde. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ.IMAGEN DEL FRONTISPICIO ORIGINAL. FOTO: CASA NAVÀS.UN MOMENTO DE LA TEATRALIZACIÓN DE AYER.  FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ.

Durante el momento de la descubierta, ayer por la tarde. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ.IMAGEN DEL FRONTISPICIO ORIGINAL. FOTO: CASA NAVÀS.UN MOMENTO DE LA TEATRALIZACIÓN DE AYER. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ.

Casa Navàs está más cerca que nunca de recuperar su aspecto estético original. Y es que ayer se inauguró oficialmente, y de forma virtual a causa de la pandemia, el frontispicio de la fachada del edificio emblemático de Lluís Domènech i Montaner. El acto incluyó la emisión del documental Casa Navàs. Reconstruint la memòria, de Acid Factory, y una teatralización posterior a cargo de la compañía Lucky Luke y la colaboración de Les Artistes Locals.

El acto de descubierta se pudo seguir, entonces, a través de la web de Casa Navàs y de Canal Reus TV. Aun así, algunos curiosos presenciaron el gran momento delante de la fachada, en la plaza del Mercadal de Reus. La cita comenzó con la emisión del documental, de formato breve, en el que se mostraron a través de declaraciones de diferentes personas –como el etnólogo Salvador Palomar y el escritor Xavier Amorós, quien llegó a ver el aspecto de Casa Navàs antes de los bombardeos, entre otros– el proceso de reconstrucción.

Los inicios del trabajo audiovisual hicieron un repaso histórico del emblema patrimonial y mostraron un resumen de los pasos a seguir durante la reconstrucción. El material, de hecho, también se cederá al Centre de la Imatge Mas Iglesias de Reus.

Uno de los aspectos en los que incidieron los arquitectos Pau Jansà y Joan Tous, así como el conservador y restaurador Pau Arroyo [durante el documental] fue que el trabajo realizado en el frontispicio se quiso reproducir con la intención de que se notara la labor de restitución. El objetivo, como se dice en la pieza de Acid Factory, es evidenciar la «modernidad y la tradición» y Casa Navàs es un emblema de ello.

Parafraseando al etnólogo Salvador Palomar en Casa Navàs. Reconstruint la memòria, aunque el frontispicio se reconstruya y haga lo propio con el recuerdo ‘visual’, «se ganará en patrimonio, y más, en el caso de un edificio tan representativo de la ciudad como éste». «Es un hito histórico», dijo.

El proyecto

A modo de recordatorio, el proyecto del frontispicio se redactó en 2014 y en 2019 se presentó a la Comissió Territorial del Patrimoni Cultural de la Generalitat para su aprobación correspondiente. Tras un estudio concienzudo, la Comissió validó el proyecto y, a finales de enero de 2020, los picapedreros del taller Pedra Maties de Solsona comenzaron a esculpir la piedra de Vinaixa. En el mes de abril la empresa de restauración y rehabilitación Rècop comenzó a trabajar en Casa Navàs. Todo el proceso fue supervisado por los arquitectos Pau Jansà y Joan Tous, además del conservador y restaurador Pau Arroyo.

Dos conferencias se llevarán a cabo sobre el tema la semana del 13 al 18 de julio

En la producción sobre Casa Navàs también se destacó el refuerzo del frontispicio en la parte posterior, hecho a base de elementos metálicos con la finalidad de proporcionar una seguridad extra y estabilidad. Por otro lado, la descubierta del frontispicio se llevó a cabo durante la recreación teatral, que llevó a la ciudadanía atrás en el tiempo. En este caso, el actor Manuel Barroso dio vida al arquitecto Lluís Domènech i Montaner, quien se preparaba para dar el discurso de inauguración de Casa Navàs ante la ciudadanía reusense de la época. Y, por su parte, el actor Benjamín Miguel, hizo lo propio interpretando a uno de los obreros encargados de esculpir la piedra –Marc–.

En la representación también salió la mujer del trabajador –Coia–, encarnada por la actriz Irene Benavent. La pareja recorrió las estancias del edificio admirando su modernidad: electricidad, luz, agua caliente, teléfono, etc.

Lo que realmente les maravilló fue el trabajo artesanal de paredes, vitrales y columnas, la disposición de todo el interiorismo les hizo viajar en el universo mágico del modernismo.

El punto final de su recorrido por Casa Navàs fue la descubierta del frontispicio, cubierto con la tela confeccionada por el sastre Josep Maria Casas, y considerado por un Lluís Domènech i Montaner de lo más solemne, como el «emblema» del edificio.

Situado en el balcón y con discurso preparado, el intérprete de Domènech i Montaner presentó el frontispicio reconstruido con cuenta atrás. «Casa Navàs reúne los inventos más modernos, pero no nos olvidemos de los artesanos que han trabajado sus rincones. Ellos son los verdaderos artífices de esta casa, nuestros artesanos han hecho de Casa Navàs un símbolo de modernidad y tradición», expresó. De hecho, coronó su intervención describiendo un Reus dinámico y en el que las iniciativas de ciudad eran incesantes.

El frontispicio expuesto dejó a la vista uno «muy similar», según la directora de Casa Navàs Sílvia Sagalà, al de Domènech i Montaner a principios del siglo XX. Además, lució el año 1904, respetando todo lo originario. Tan sólo, se tuvo que interpretar la morfología de los pináculos pequeños, los centrales y la corona de flores decorativa de todos ellos, ya que no se conservaron piezas originales.

«Ayer pudimos mostrar un gran trabajo de reconstrucción, de los efectos de la bomba que cayó durante la guerra, fue un antes y un después. Como trabajadores y como equipo, estamos viviendo un momento estimulante que formará parte de la historia de Casa Navàs. Eso es muy importante. La reconstrucción, a pesar de la llegada de la pandemia, ha ido muy bien», aporta Sagalà.

«El trabajo estaba ajustado al milímetro, dejando a un lado la interpretación de las piezas originales que no conservábamos, una tarea que fue quizás ‘más flexible’, por decirlo de alguna manera. En definitiva, ha sido un proceso delicado pero extremadamente controlado», añadió la directora del edificio modernista. El acontecimiento contará además con actividades paralelas que promocionarán el gran momento.

Actividades paralelas

Además de la inauguración del frontispicio, se llevarán a cabo actividades paralelas en la tienda de Casa Navàs, que estará abierta al público durante la semana del 13 al 18 de julio. Todo aquel que quiera, podrá ver el documental pasado el día de la inauguración y, en la misma entrada, podrán admirarse dos piezas originales del frontispicio de Domènech i Montaner.

Dos conferencias se llevarán a cabo también. Una irá a cargo del etnólogo Salvador Palomar y el historiador Ezequiel Gort. Se trata de Els bombardejos a Reus durant la Guerra Civil. Tendrá lugar el próximo lunes 13 de julio a las 19.30 horas. En ella se hablará de los efectos de las bombas en la ciudad y, más concretamente, en Casa Navàs.

Por otro lado, el arquitecto Joan Tous, el conservador y restaurador Pau Arroyo, la directora de restauración de Rècop, Roser Galceran, y la directora de la Casa Navàs, Sílvia Sagalà, pronunciarán la conferencia La restauració del frontispicio de Casa Navàs En la intervención abordarán el proceso de reconstrucción del frontispicio.

Temas

Comentarios

Lea También