Más de Reus

El goteo de comercios cerrados o en busca de traspaso llega a la plaza del Mercadal de Reus

Imaginarium valora la posibilidad de cerrar en la ciudad, como ya ha hecho en Tarragona. Alquimia bajará su persiana el próximo 25 de febrero

Mònica Just

Whatsapp
Vista general de la plaza del Mercadal, también alcanzada por los movimientos del sector comercial. Foto: Alfredo González

Vista general de la plaza del Mercadal, también alcanzada por los movimientos del sector comercial. Foto: Alfredo González

El comercio del Mercadal vive una época de cambios y no se mantiene al margen de los movimientos comerciales. Cierres anunciados, rumores y posibles nuevas aperturas configuran un nuevo mapa todavía por definir, marcado por las rotaciones que hace meses que se han instalado en otras arterias comerciales de la ciudad. Falta poco más de una semana para que Alquimia, una tienda que abrió hace catorce años en pleno corazón de Reus, baje su persiana. «El momento actual no es nada fácil», dicen desde el establecimiento, además de poner sobre la mesa las dificultades de los últimos tiempos. «Los últimos tres años han sido muy duros. Y si miras hacia adelante, ves que los próximos tres pintan igual. Así que al final acabas tomando la decisión definitiva», lamentan desde la tienda, que abrirá por última vez el 25 de febrero. Se despedirá, de hecho, en pleno Carnaval. Y a su lado, dos locales más lucen todavía vacíos. Llevan meses así. Sin aclarar su futuro.

Al otro lado de la plaza, la continuidad de Imaginarium no está garantizada. Corren rumores de que el cierre sería inminente, pero a día de hoy no hay nada definido. Al menos esto es lo que aseguran desde la tienda de juguetes, aunque no niegan que las negociaciones existen y que la posibilidad está sobre la mesa. «Hay conversaciones. Sería una decisión de la dirección de la empresa, pero a día de hoy no está tomada», insisten desde la tienda. Imaginarium lleva 18 años en Reus. Primero estuvo en la calle Jesús. Lleva seis en el Mercadal. Y acaba de cerrar en Tarragona. Una acción que podría representar un precedente, pero que se irá definiendo en los próximos días.

Una terraza menos

El Cafè de Reus sigue cerrado sine die. Y parece que seguirá así mucho tiempo. Su gran terraza ya no ocupa su sitio en la plaza del Mercadal, y parece que las negociaciones de los propietarios con otra empresa dispuesta a quedarse con el establecimiento se han roto. A día de hoy, el cerrado por vacaciones que la propiedad colgó al cerrar sus puertas deja más que evidente que la persiana se bajó indefinidamente. Y el histórico local, de momento, ha desaparecido del mapa de la restauración de la ciudad.

En las inmediaciones del Mercadal, los cambios tampoco cesan. Ni los rumores. En la zapatería Marypaz de la calle Monterols, sin ir más lejos, aseguran que mucha gente les ha preguntado por su cierre. Y que incluso se ha presentado gente interesada en el alquiler de este espacio. El rumor hacie varias semanas que corre y muchos lo dan por cierto. «Pero a nosotros nos está entrando género de la nueva temporada. No cerramos ni hay intención de hacerlo», insisten trabajadoras de la tienda, visiblemente sorprendidas. Muy cerca suyo, los movimientos siguen en el local que ocupaba Pimkie, que cerró días atrás.

Las rotaciones y los movimientos incesantes siguen marcando, pues, el día a día del núcleo comercial de la ciudad. Aunque los precios prohibitivos de los alquileres tampoco lo ponen fácil.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También