Reus Cultura

El grupo impulsor del nuevo órgano de la Prioral de Reus denuncia trabas al proyecto

El colectivo lamenta la «inacción y el silencio» del Bisbat de Tarragona, que «ni ha abierto una cuenta» donde recoger fondos para reemplazar el instrumento

Redacción

Whatsapp
Una imagen del aspecto que muestra actualmente el órgano de la Prioral de Sant Pere de Reus. FOTO: Alfredo González

Una imagen del aspecto que muestra actualmente el órgano de la Prioral de Sant Pere de Reus. FOTO: Alfredo González

El grupo impulsor de la renovación del órgano de la Prioral de Sant Pere de Reus, cuyo proyecto se puso en marcha en septiembre de 2020, denuncia su «malestar» por «la inacción y el silencio del Bisbat de Tarragona» en estos meses teniendo en cuenta que «todas las gestiones que hemos hecho desde entonces han topado con el mutismo, la dilación y la incomprensión por parte de la autoridad eclesiástica, la propietaria física final del nuevo instrumento». En un comunicado hecho público ayer, el colectivo lamenta la «falta de voluntad, por parte del Bisbat», de sacar adelante este proyecto, lo que considera «un hecho que es del todo deplorable e ilustrativo». 

La iniciativa para reemplazar el órgano de la Prioral partió de un diagnóstico del instrumento actual –que data del año 1960–, que apuntaba un «deterioro irreversible» centrado en varios escapes de aire y afectaciones a la madera. El grupo analizó varias propuestas y se decantó por una que plantea la colocación del nuevo órgano en el lugar donde estaba el histórico y «siguiendo la tradición de la organería catalana a la vez que un criterio modernizador». Para materializarla, se pidió la colaboración de todos, teniendo en cuenta que el presupuesto aproximado de la intervención rondaría los 800.000 euros. Pero «todavía hoy no disponemos de una cuenta bancaria de la Prioral para poder depositar los donativos de ciudadanos, empresas, entidades e instituciones que ya han manifestado su voluntad de contribuir económicamente a la financiación del proyecto». 

El grupo pone de manifiesto «el agravio que supone para Reus no poder contar con un órgano en las óptimas condiciones arquitectónicas, técnicas y acústicas posibles para el desarrollo de la programación de conciertos» y «también el agravio comparativo con Tarragona, que es evidente e injusto». El comunicado detalla que «en estos años, otros municipios de nuestras comarcas y de Catalunya han conseguido parcial o totalmente el objetivo de recuperar o restaurar órganos históricos o de construir órganos nuevos sin tantos impedimentos, sino al contrario». 

Por eso, los impulsores del proyecto se preguntan ahora «¿qué tiene, entonces, el Bisbat de Tarragona contra el desarrollo de la ciudad de Reus, capital cultural del Camp?». Y proclaman «la insobornable y determinada voluntad de llevar a cabo este proyecto cultural, vital para la recuperación de nuestro patrimonio maltrecho durante la guerra civil española».

Comentarios

Lea También