Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El incendio de un colchón obliga a desalojar a 40 vecinos de un edificio de Reus

Cuatro de ellos han sido trasladados hasta el hospital Sant Joan de Reus por intoxicación de humo. El resto de personas han sido atendidas en la calle hasta las 2.20 horas, cuando se ha podido volver a las viviendas

Jordi Cabré-Sílvia Fornós

Whatsapp
Imagen del edificio afectado por la humareda esta madrugada en Reus. FOTO: BOMBERS

Imagen del edificio afectado por la humareda esta madrugada en Reus. FOTO: BOMBERS

Cuatro personas evacuadas al hospital Sant Joan de Reus y otras 36 atendidas en la calle es el balance de un incendio detectado esta madrugada de miércoles  23 de enero en el bloque de viviendas del número 19 de la avenida Pere el Cerimoniòs de Reus.

El origen del fuego ha sido un colchón, cuya humareda tóxica ha invadido un piso de la primera planta y luego se ha extendido por el rellano y la escalera comunitaria hasta llegar a la octava y última planta.

Por ello, cuado el aviso de incendio en el teléfono del 112 ha llegado se han desplazado hasta seis dotaciones de Bombers, cuatro de Mossos y otras tantas de la Guàrdia Urbana de Reus. También han acudido tres ambulancias del SEM y dos unidades de Protecció Civil además de voluntarios de la Creu Roja, que ante la oleada de frío han aportado mantas y comida caliente a los desalojados.

Los vecinos del inmueble han salido de forma tranquila por la escalera hasta la calle, mientras los Bombers entraban en el piso donde había el colchón en llamas. Se ha apagado en pocos minutos el colchón y luego se ha procedido a ventilar el edificio.

La inquilina de este inmueble es una de las personas que ha sido trasladada en ambulancia hasta el hospital reusense. Las otras tres afectadas por inhalación de humo tóxico y derivadas al Sant Joan de Reus son personas de otros pisos. El resto han sido atendidos en la calle.

Con el colchón apagado, se ha procedido a ventilar el edificio, trabajo que ha durado poco más de una hora y que ha dejado a los vecinos en la calle hasta las 2.20 horas aproximadamente. La única persona que no podía volver era la inquilina del piso afectado y cuyos familiares se han hecho cargo de ella. No sufre problemas de estructura, pero el olor ha quemado era muy intenso y poco recomendable pasar allí la noche.

Temas

Comentarios

Lea También