Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El juez de Falset pide informes antes de decidir con quien debe vivir el perro Leben

El magistrado de Falset ve un vacío legal sobre cómo se califican a las mascotas. El animal, de momento, continuará viviendo con su dueño

Francesc Gras

Whatsapp
Jonas y su perro, a la salida de la vista celebrada este jueves en Falset. Foto: Alfredo González

Jonas y su perro, a la salida de la vista celebrada este jueves en Falset. Foto: Alfredo González

El perro llamado Leben seguirá viviendo, de momento, con Jonas Amadeo y no Elena Tova, su ex mujer. Pero la situación no es definitiva y podría variar en las próximas semanas. De ello dependerá la dirección que adquiera un caso de gran complejidad y que va más allá de la disputa entre una pareja por la tenencia de un animal. Así lo entiende el propio juez del Juzgado de Falset, que este jueves ha decidido suspender la vista que debía dirimir, por la vía penal, un presunto delito de apropiación indebida del perro por parte de Jonas, quien se lo llevó cuando cortó con su ex pareja.

El magistrado, apoyado por el Ministerio Fiscal, ha argumentado la existencia de un "vacío legal" sobre cómo se califican a las mascotas, que no son personas pero tampoco cosas. De hecho, la tesis del abogado de Elena Tova se ha basado en el delito de apropiación indebida al considerar al perro un "bien mueble" y, su robo, un supuesto delito patrimonial. Por otra parte, el abogado de Jonas, José Ángel Susín, ha subrayado el vacío legal existente y ha apelado a la recién reforma del Código Civil para el que un animal es considerado un ser vivo.

Ante esta compleja situación, el juez ha requerido a las partes la entrega de informes sobre el caso antes de decidir si plantea reanudar el juicio o su sobreseimiento para que la causa pueda juzgarse por la vía civil, la más adecuada según el propio Ministerio Fiscal. Aún así, el magistrado se ha mostrado dispuesto a requerir al poder legislativo que intervenga para solventar el actual vacío legal.

Más allá de la resolución final, al término de la vista Jonas Amadero estaba muy feliz de poder abrazarse de nuevo con Leben, un imponente Dogo de Burdeos de unos seis años. "Estoy satisfecho porque Leben es parte de mi familia. Además, espero que la decisión del juez pueda beneficiar a más animales más allá de los papeles que digan quienes son los propietarios", ha explicado a la salida de una vista que ha levantado una gran expectación en Falset. 

La historia de Leben son sus propietarios se remonta al año 2014, cuando ambos, todavía pareja, abrieron El Hogar, un centro de recuperación de animales en Marçà (Priorat). Leben fue rescatado de malos tratos en Madrid. Hace un par de años, Jonas y Elena decidieron separarse, también a nivel profesional, y fue cuando él se llevó al perro a vivir consigo a Andalucía.

Temas

Comentarios

Lea También