Más de Reus

El juez ordena el desalojo de un piso okupado del barrio Gaudí de Reus

El propietario de una vivienda del barrio Gaudí se querelló contra los antiguos inquilinos por facilitar las llaves del piso a los okupas 
 

C. Marsiñach

Whatsapp
Ayer por la tarde se procedió a cambiar la cerradura de la puerta de la vivienda afectada, en el barrio Gaudí. FOTO: Alfredo González

Ayer por la tarde se procedió a cambiar la cerradura de la puerta de la vivienda afectada, en el barrio Gaudí. FOTO: Alfredo González

El propietario del piso okupado en el bloque número 9 de la Avinguda Barcelona de Reus pudo recuperar ayer su piso. El Juzgado de Guardia de Reus dictaminó que la vivienda fuera desalojada de forma inminente como medida cautelar. 

El propietario de este piso se encontró el piso okupado el pasado miércoles y el viernes presentó una querella al Juzgado de Guardia contra los antiguos inquilinos por haberles facilitado las llaves de su casa a unos okupas. 

El propietario ya había tenido problemas con los antiguos arrendatarios para que pagaran el alquiler. Aun así, llegaron a un trato. Les perdonaron la deuda de 1.700 euros, si les entregaban las llaves de la casa. Y así lo hicieron y entregaron las llaves al administrador de fincas. Antes de entregar las llaves, los antiguos arrendatarios habrían hecho una copia y se las habrían entregado a una mujer que presuntamente se encarga de hacer de intermediaria con los okupas. En este caso, una de las okupas sería la hija de la mujer.

El Juzgado admitió a trámite la querella y ayer estaban citados a declarar los okupas, el propietario y la mujer intermediaria que les habría facilitado las llaves del piso. 

Durante la declaración, los okupas explicaron que habían alquilado la vivienda a un hombre de origen rumano al que le dieron una cantidad de dinero a cambio, sin hacer contrato, y de quién no tienen más datos y que ya había vuelto a su país. Los nuevos inquilinos dijeron que estaban en la vivienda desde el sábado 3 de abril. 

Cuando ayer por la tarde, el propietario llegó a su piso acompañado de la Guàrdia Urbana de Reus, su abogado y el cerrajero, los okupas ya no estaban en el interior de la vivienda, aunque sí en la zona. Entonces, cambiaron la cerradura de la puerta para evitar que entrasen de nuevo.

Los antiguos arrendatarios también serán investigados para determinar si cometieron un delito de estafa. La investigación ahora pasará a manos del Juzgado de Instrucción número 4 de Reus. El abogado del propietario, Jonathan Cortijo, espera que la investigación consiga desmantelar este «grupo organizado» que se dedica a okupar viviendas. 

Temas

Comentarios

Lea También