Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El maestro Forges: "Ve a Reus, conoce a su gente y lo entenderás"

A menudo colocaba Reus en los mapas que incluía en sus chistes. Una de las primeras viñetas de ‘Historia de Aquí’ recrea un singular mapa de la Tierra antes de la separacióń de los continentes, con Reus como centro del mundo

Diari de Tarragona

Whatsapp

Hijo de madre catalana, Forges tuvo una relación particular con Reus, ya que fue en un hotel de la ciudad  donde escogió su nombre artístico. Antonio Fraguas de Pablo contaba que durante una estancia en Reus preguntó cómo se decía su apellido en catalán y la traducción –«forges», plural de «forja»– le gustó tanto que decidió quedarse con el alias.

A menudo colocaba Reus en los mapas que incluía en sus chistes. Una de las primeras viñetas de su célebre colección ‘Historia de Aquí’ –una historia de España en clave de humor–, recrea un singular mapa de la Tierra antes de la separacióń de los continentes, con Reus como centro del mundo. «Ve a Reus, conoce a su gente y lo entenderás», explicó el humorista sobre el motivo de este apego durante una charla con los lectores del diario ‘El País’.

En la segunda revista, arriba a la derecha, el mapa del mundo con Reus en el centro.

 

Adiós a Forges, una voz esencial de la historia de la Democracia

«Que lo lean y que se rían», esto es lo que desea la familia de Antonio Fraguas, Forges, al ver las muchas muestras de cariño y ternura que han recibido no sólo de ciudadanos anónimos a través de las redes sociales, sino desde todos los sectores de la vida de España, el país del que fue cronista.

A Blasillo, Mariano y Concha, Cosma y Blasa o Borja, ayer se les apagó la voz, aunque a juzgar por el apoyo que la familia del humorista gráfico recibió ayer, tras su fallecimiento la pasada madrugada víctima de un cáncer de páncreas, estos personajes continuarán muy vivos en la memoria colectiva del país.

Porque Forges no sólo hizo reír, sino que se convirtió, según coincidieron políticos, compañeros, medios de comunicación o la Casa Real, el madrileño retrató viñeta a viñeta la historia de la democracia española con un lenguaje gráfico renovado y diferente al que los lectores estaban acostumbrados.

«Ahora todos van a hablar de la genialidad de su obra y de la aportación a la cultura española, pero pocos van a hablar de que en los últimos dos años su gran batalla fue recuperar cuatro años de pensión que le habían quitado»

Así lo destacó el presiente del Gobierno, Mariano Rajoy, para quien Forges ha sido un «humorista gráfico referente en la prensa española»; palabras que coincidían con las del ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, quien confesó que sus viñetas le proporcionaban una «risa diaria» que le «provocaba» reírse de «él mismo».

Twitter se convirtió en una especie de libro 2.0 de condolencias al que acudieron otros políticos como la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, o el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, quien consideró al artista de «retratista de nuestra Historia».

La familia, que recibió en la capilla ardiente a Joaquín Estefanía, Antonio Gutiérrez o Manuel Campo Vidal, también recibió telegramas, entre ellos el del expresidente del Gobierno, José Luis Zapatero, para quien Forges ha pasado a formar parte, «para siempre», de la memoria democrática de España a través de su «testimonio de lucidez y bonhomía».

Forges se erigió como una de las voces más rotundas de la plataforma «Seguir creando», con la que los autores jubilados reclaman resolver la incompatibilidad que para ellos existe entre el cobro de sus pensiones y las retribuciones por derechos de autor

Y mientras que desde el tanatorio de la M-30 Toño Fraguas, uno de sus hijos, pedía que no se «perdiera la risa», uno de los «grandes amigos» de su padre, José María Pérez, Peridis, decía que era «una persona que curaba los males de la sociedad e iluminaba la vida con su humor».

Pulso con ironía y sarcasmo
«Supo coger el pulso de España, era un artista deslumbrante (...) A pesar de utilizar la ironía y el sarcasmo, un humor que puede ser excesivamente agresivo, su estilo fue siempre benévolo, tal y como era él en persona», explicó Peridis, quien destacó también la «fecundidad» de este artista cuyos dibujos «estaban siempre presentes, ya sea en las oficinas, en los ministerios o en la calle, siempre encontrabas una viñeta suya».

La Academia de la Televisión, el exdefensor del Menor Javier Urra, el Atlético de Madrid -el equipo de sus amores-, la Universidad de Elche, el dibujante Paco Roca o la actriz Maribel Verdú y la alcaldesa madrileña, Manuela Carmena, son otros de los centenares de nombres que expresaron su admiración por Forges, y lamentaron su pérdida.

Mientras, el escritor Manuel Rico dijo a Efe que Forges pasó los dos últimos años de su vida luchando por la modificación del artículo 165 de la Ley de Régimen de la Seguridad Social ya que Hacienda le reclamaba una cantidad que rondaba los 160.000 euros, es decir, la cantidad correspondiente a los cuatro últimos años de pensión.

Figura imprescindible para conocer y entender la sociedad española, a través de sus genuinos bocadillos de gruesos bordes, Forges retrató el duro mundo de la crisis y los hipotecados, así como el de los jóvenes

Y es que Forges se erigió como una de las voces más rotundas de la plataforma «Seguir creando», con la que los autores jubilados reclaman que se modifique el artículo 165 de la Ley de Régimen de la Seguridad Social para resolver la incompatibilidad que para ellos existe entre el cobro de sus pensiones y las retribuciones por derechos de autor.

«Ahora todos van a hablar de la genialidad de su obra y de la aportación a la cultura española, pero pocos van a hablar de que en los últimos dos años su gran batalla fue recuperar cuatro años de pensión que le habían quitado», concluyó Rico. 

Figura imprescindible para conocer y entender la sociedad española, a través de sus genuinos bocadillos de gruesos bordes, Forges retrató el duro mundo de la crisis y los hipotecados, así como el de los jóvenes, esos que en más de una ocasión llevó a la viñeta para contarnos lo difícil que tienen encontrar un trabajo digno. También hay que deberle el acercar la Historia de nuestro país a aquellos que siempre han huido de los grandes tomos.
 

Comentarios

Lea También