Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El nuevo sindicato Usitac-Sanitat pide mejoras en el CAP Sant Pere

Josep Tutusaus y Alfred Maza fundaron unas siglas con las que intentan ayudar al personal sanitario ´desde dentro´
Whatsapp
Imagen del exterior del CAP SantPere. Foto: A.M./DT

Imagen del exterior del CAP SantPere. Foto: A.M./DT

El sindicato Usitac-Sanitat se creó en a finales del año pasado con la intención de proteger los derechos de los trabajadores del CAP Sant Pere de Reus y de toda la provincia. Sus fundadores, el actual secretario general Josep Tutusaus y el secretario institucional Alfred Maza procedían de UGT, con una larga trayectoria sindical en sus filas -ambos más de una década-. Por desavenencias con la cúpula decidieron dimitir y crear su propia agrupación. Según Maza, el punto de fricción fue el del recorte que sufrieron, «decidido desde arriba», en sus horas sindicales.

Desde entonces han sido reelegidos en los últimos comicios y han obtenido el reconocimiento por parte de sus representados. En palabras del propio Tutusaus, «lo que nos hace diferentes es que somos los que vivimos las dificultades desde dentro, el día a día». Además, no centran su labor en defender únicamente a su propio gremio: «en este sindicato todo el mundo está representado, des de el servicio de limpieza, los que en primer lugar nos dieron su apoyo, hasta un director que hoy lo es y mañana puede verse en la calle».

 

Un año de dificultades

A lo largo de su primer como sindicato, Usitac-Sanitat ha tenido que lidiar con numerosas problemáticas. Una de las principales quejas de los trabajadores es la no-substitución del personal jubilado y el consiguiente reparto de sus pacientes entre el resto de médicos. Las dificultades que se derivan afectan también a las familias, con casos en que cada miembro de un mismo núcleo familiar debe acudir a un facultativo distinto. «Actualmente la asignación ronda los 1.500 pacientes y quieren aumentarla hasta alcanzar los 1700», lamenta Alfred Maza. Por si esto fuera poco, un problema relacionado es el de las listas de espera y el tiempo de visita que puede dedicar cada médico a sus pacientes, cada vez más largas las primeras y más breve lo segundo. Las quejas, eso si, las reciben los profesionales.

Además, algunos de los trabajadores del centro denuncian que las condiciones en que trabajan no son las mejores posibles. Es el caso de la antigua zona de maternidad del CAP Sant Pere, cerrada hasta hace unos meses debido a la avería del sistema de aire acondicionado -con más de 25 años de antigüedad- y reabierta actualmente destinada al Predimed (PREvención con DIeta MEDiterránea) y a los pacientes que padecen Alzheimer así como también a las ecografías de embarazo. Debido a estas condiciones, según Usitac-Sanitat, se han dado circunstancias en las que es complicado hacer correctamente su trabajo; como por ejemplo empleados trayendo sus calefactores para que las pacientes soporten el frío en invierno o, en el caso de los meses calurosos, haciendo lo propio con ventiladores.

 

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También