Más de Reus

Reus Política

El partido Ara cumple diez años con el reto de llegar al Parlament

Nacido en Reus en 2011, la formación tiene representación en nueve municipios del Camp de Tarragona. Ayer celebró el IV Congreso Nacional en la FiraReus

REDACCIÓN

Whatsapp
Josep María Pujol i Massip, presidente de Ara Catalunya y,
a la derecha, Daniel Rubio, secretario general.   FOTO: ALBA MARINÉ

Josep María Pujol i Massip, presidente de Ara Catalunya y,
a la derecha, Daniel Rubio, secretario general. FOTO: ALBA MARINÉ

Justo ayer hacía diez años de el 22 de mayo del 2011 en que Ara Reus se coló en el pleno del Ayuntamiento de Reus con dos escaños. Esa misma noche, también logró hacerse un hueco en el consistorio de Riudecanyes. Para celebrar tal efeméride, Reus acogió el IV Congreso Nacional de l’Ara Catalunya en las instalaciones de la FiraReus.

Una aparición política que ha mostrado no ser fugaz por el recorrido firmeza que ha mostrado su evolución, logrando 17 regidores en nueve municipios del Camp de Tarragona en las anteriores elecciones municipales y al tener presencia en Lleida (Puigverd de Lleida y Lleida) o Barcelona (en Sabadell).

En este sentido, el secretario General de Ara Catalunya y portavoz y concejal de Ara Reus, Daniel Rubio marcó el objetivo de futuro para el partido: hacer un crecimiento en el mayor número de municipios de posible para lograr representación a las Diputaciones y, en caso de elecciones autonómicas anticipadas, lograr «que la suma de las fuerzas pueda obtener como mínimo un diputado por la provincia de Tarragona en el Parlament de Catalunya».

En este aspecto, el presidente de la formación, Josep Maria Pujol i Massip analizó la baja participación en las elecciones del 14-F y «la clara fractura de la sociedad catalana» como una oportunidad electoral donde Ara Catalunya debe abrirse un espacio ideológico y electoral y ganar representatividad.

La Sedera, el impulso

La Sedera fue clave en el desarrollo de este partido político. Un grupo de personas unieron fuerzas en contra del proyecto urbanístico de viviendas en esta zona del paseo Misericordia que «alteraba de forma irracional un lugar emblemático de la ciudad».

El movimiento ‘No a la Sedera’ logró 4.500 firmas y tras pasar por el Ayuntamiento, el Síndic de Greuges y el Parlament se logró paralizar el proyecto. De ahí nació la idea de crear un partido que «no dependa de ninguna ideología recogida por las estructuras piramidales centralistas».

Temas

Comentarios

Lea También