El patinete eléctrico entra de lleno en la educación viaria en Reus

La Guàrdia Urbana ha iniciado un ciclo de charlas en institutos y centros cívicos para tratar cuestiones de seguridad relacionadas con este vehículo

Montse Plana

Whatsapp
Un agente de Guàrdia Urbana de Reus impartiendo la charla en el INS Gabriel Ferrater. FOTO: Alba Mariné

Un agente de Guàrdia Urbana de Reus impartiendo la charla en el INS Gabriel Ferrater. FOTO: Alba Mariné

La educación viaria tiene que adecuarse a las nuevas necesidades. Años atrás, en los institutos se daban charlas sobre ciclomotores, pero en los últimos tiempos ha surgido un nuevo reto: el patinete eléctrico, el nuevo vehículo de moda, sobre todo, entre los más jóvenes. Un fenómeno rodeado, de momento, de un importante vacío legal. Es por este motivo que Guàrdia Urbana de Reus ha decidido ofrecer un programa de talleres en institutos y centros cívicos. La finalidad, transmitir recomendaciones sobre el uso de este vehículo para mejorar la seguridad, tanto de conductores como de viandantes.

Ayer era el turno del Instituto Gabriel Ferrater i Soler. Ante una clase del cuarto curso de la ESO, un agente de Guàrdia Urbana empezaba lanzando la primera pregunta: «¿Sabéis qué son los vehículos de movilidad personal?». Entre los alumnos, caras de interrogante. «Seguro que los conocéis. Hay uno que ha surgido recientemente...», añadía el agente. Entonces ya sí que algunos decían con seguridad: «El patinete eléctrico». Siguiente pregunta clave: «¿Alguien tiene alguno?». No era el caso de nadie, aunque algunos aseguraban tener la intención de, en un futuro, disponer de uno. Otros ya tenían en la cabeza apuntarse este próximo verano a la autoescuela para poder sacarse el carné de ciclomotor, aunque la gran mayoría reconocía que suelen ir al instituto andando o que los llevan sus padres con el coche. 

Una vez tomado el primer contacto, el agente entraba en materia y exponía a los jóvenes cifras y datos sobre accidentalidad, «y vosotros no estáis exentos», decía el agente. Una afirmación que reforzaba con un gráfico en el que se mostraba un repunte de accidentes entre adolescentes. Entre las explicaciones del fenómeno, había «que los más jóvenes soléis tener vehículos más débiles», pero también que «a estas edades falta consciencia del riesgo, una percepción que cambia a partir de, aproximadamente, los 25 años», detallaba. Los alumnos estaban en silencio. Escuchaban con interés porque se trata de un tema que les toca de cerca. Nadie de clase había sufrido nunca un accidente, pero las estadísticas de mortalidad en carreteras y dentro de ciudad, y los altos porcentajes en los que el alcohol y las drogas jugaban un papel central era algo que los concienciaba. «No tenéis que ver las normas como algo restrictivo, sino que es por vuestra seguridad», incidía el agente de Guàrdia Urbana de Reus. Según explicaba él mismo, el gran objetivo de estas charlas es incidir en la seguridad, poniendo siempre el peatón como prioridad. 

Ordenanza de Reus

El actual vacío legal entorno al patinete eléctrico ha propiciado su expansión. De hecho, no está regulado por la Dirección General de Tráfico, por lo que, de momento, no hay edad mínima para conducirlo, no requiere de carné y hay modelos económicos. Lo que se pensaba que podría ser una moda pasajera ha venido para quedarse y los Ayuntamientos han puesto manos a la obra para empezar a regular este vehículo a la espera de una ley específica. 

En el caso de Reus, a finales de año se aprobaron una serie de modificaciones de la Ordenanza de Civismo. Una de ellas era incluir de forma específica el patinete eléctrico como vehículo de movilidad personal. Así, queda expresamente prohibido circular por las aceras. Con esta modificación de la ordenanza, Guàrdia Urbana puede multar a los que vayan con este vehículo por las aceras con sanciones de hasta 600 euros, al considerar que se trata de una infracción leve. Cabe recordar que, igual que las bicis, los patinetes tienen que ir por la calzada o por los carriles bici.

Temas

Comentarios

Lea También