Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El peatón atropellado mortalmente el sábado en Reus le habían inmovilizado el coche por alcoholemia

Francisco F. M., de 44 años, fue interceptado en la calle Andreu de Bofarull. Quintuplicó la tasa de alcohol permitida.

Jordi Cabré

Whatsapp
El hombre caminaba por la C-14 a la salida de Reus en sentido La Selva del Camp.

El hombre caminaba por la C-14 a la salida de Reus en sentido La Selva del Camp.

Francisco F. M. falleció a primera hora del sábado 13 al ser atropellado por un vehículo en la C-14 a las afueras de Reus en sentido La Selva del Camp. Allí tenía una vivienda, apuntan algunas fuentes.

El hombre caminaba por la carretera todavía con signos de embriaguez y sin distintivos reflectantes que pudieran verle desde los coches que circulaban a esa hora de la mañana. Todavía no habían salido los primeros rayos de sol.

El hombre murió en el acto, tal y como confirmaron el mismo sábado fuentes del SEM y del Servei Català de Trànsit. Tenía 44 años y era vecino de la capital del Baix Camp.

Lo que no se sabía entonces era porqué Francisco volvía a su propiedad andando por una carretera y con el riesgo a que fuera alcanzado por algún coche.

De hecho, volvió a pie porque el coche con el que circulaba horas antes, un BMW, quedó inmovilizado por la Guàrdia Urbana de Reus.

Una patrulla que estaba cubriendo un incendio de contenedor en la calle Andreu de Bofarull divisó el turismo que conducía Francisco. Él quería pasar por una zona limitada por los agentes, que se habían encargado de vaciar su extintor y apagar las llamas.

La insistencia de este conductor terminó en que los agentes lo pararan y le pidieran la documentación. Según señalan algunas fuentes, tampoco tendría carné de conducir, extremo que no ha sido confirmado.

Los agentes hicieron soplar al conductor en el etilómetro y Francisco dio tasa penal. Casi quintuplicó el 0,25 miligramos de alcohol por litro de aire aspirado que fija la ley.

Ante esta situación, los agentes abrieron diligencias penales contra este reusense y le inmovilizaron el coche, que acabaría en el depósito municipal.

Las diligencias penales se anularon cuando Mossos informó a Guàrdia Urbana de que este peatón era el mismo conductor que había dado positivo dos horas antes en el control de alcoholemia de la Guàrdia Urbana.

Temas

Comentarios

Lea También