Más de Reus

El personal del CUAP Sant Pere reclama ayuda para hacer frente a las 340 consultas diarias

Los sanitarios se sienten «agotados y al límite», piden más recursos y lamentan encontrarse «solos ante la quinta ola» en la ciudad

M. PÉREZ

Whatsapp
Una imagen de archivo de pacientes haciendo cola en exterior del centro. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Una imagen de archivo de pacientes haciendo cola en exterior del centro. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

El personal del CUAP Sant Pere de Reus batió este 6 de julio, según datos aportados por los mismos trabajadores, un récord de actividad: asumió en 24 horas la atención a 342 pacientes. El día antes, 5 de julio, la cifra de consultas se había elevado también a 333, hasta 158 de las cuales fueron gestionadas por enfermería. La cantidad de visitas «llega a ser tres veces» la de una jornada cualquiera antes de la pandemia. El Centre d’Urgències i Atenció Primària recibe, desde enero, «a todos los pacientes con síntomas respiratorios u otros síntomas Covid de Reus». Los sanitarios se sienten «agotados y al límite de la propia salud». Piden «más recursos y ayuda» para el «exceso de trabajo» y lamentan estar «solos ante la quinta ola en la ciudad».

La plantilla con la que cuenta el CUAP en este escenario está menguada, tal como detallan las mismas fuentes, por «las vacaciones, el mantenimiento de dispositivos en la costa y la derivación de enfermeras a vacunación». A todo ello se añade que «esta ola está siendo más aguda que las otras». Por eso, los sanitarios se encuentran con que «llegamos hasta donde podemos y es que ya no podemos dar para más».

Desde USITAC, el secretario general del sindicato, Josep Tutusaus, explica que en el CUAP «se trabaja ahora con tres enfermeros, dos médicos y uno o dos TCAI, dependiendo del día», y que «este TCAI (técnico de cuidados auxiliares de enfermería), además de tareas ordinarias, está haciendo también PCR y tests de antígenos rápidos programados, o para viajes o de pediatría». Además, «se valoran rayos de otras áreas básicas de salud con compatibilidad con sintomatología Covid» y «se sigue dando respuesta a las urgencias de nivel 2, 3, 4 y 5 que llegan, a la vez que tenemos entendido que todas las ambulancias convencionales deben pasar por el CUAP para valorar si finalmente se tienen que derivar al hospital o no».

Antes de que se instaurase el circuito para pacientes con síntomas respiratorios, en el CUAP «se disponía de cierta infraestructura que nos permitía hacer el triaje», apunta Tutusaus, que dice que «actualmente hay que pasar a los pacientes no respiratorios directamente a boxes y el triaje y la gestión de la demanda se hace a pie de camilla». El colectivo lamenta que «con todas las labores que se nos han atribuido, las listas son tan largas que no alcanzamos la calidad que querríamos, y hay verdaderas urgencias que, a veces, quedan camufladas entre la enorme cantidad de respiratorios que se apuntan».

Los sanitarios, desbordados, se quejan de recibir «órdenes cambiantes», algunas de ellas «por Whatsapp y fuera del horario laboral». Ante la falta de medios, piden «ayuda a las áreas básicas de salud y al Hospital» mientras «cargamos con el grueso de los pacientes respiratorios sin ningún incentivo y echándole más horas».

Temas

Comentarios

Lea También