Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El pleno de Reus rechaza expropiar el solar de La Sedera

ERC se desmarca de sus socios de gobierno y vota a favor de la moción presentada por la CUP que pedía abrir un proceso participativo para decidir su futuro. 

Francesc Gras

Whatsapp

El pleno municipal de Reus rechazó ayer expropiar el solar de La Sedera y abrir un proceso participativo para decidir el futuro de esta zona del Passeig Misericòrdia. La moción la presentó la CUP recogiendo la petición de la Plataforma per La Sedera y que incluía una enmienda de ERC para que fueran los vecinos del paseo los que decidieran el uso futuro de la antigua fabrica textil y pidiendo al consistorio “acceder a la propiedad”. Un término que, desde el gobierno, interpretaron como expropiación. 

Precisamente, los republicanos se desmarcaron de sus socios de gobierno (PDeCAT y Ara Reus) apoyando la moción junto con el PSC. En representación del PDeCAT, el concejal de Urbanisme, Marc Arza, intervino para asegurar que “la participación ciudadana debe ser parte integral pero no puede dictar la planificación urbanística de la ciudad. Ni el Ayuntamiento puede, ya que debe dirigirse a la Generalitat”. Arza también explicó que la semana pasada estuvo en contacto con representantes de Solvia (la inmobiliaria de Banc Sabadell) y reconoció que la opción que más gustaría al gobierno municipal si pudiera escoger sería que fuese de uso residencial en lugar de comercial.

Por parte de Ara Reus se pronunció el concejal de Medi Ambient, Dani Rubio, quien tachó la moción de la CUP de “oportunismo político” y cifró el coste que representaría  expropiar el solar en unos dos millones de euros. También recodó que hace nueve años se recogieron hasta 5.000 firmas para detener la recalificación del proyecto contra el centenar de la actual encuesta de los vecinos. Una representación de la Plataforma per La Sedera estuvo ayer en el salón de plenos para seguir la sesión.

Desde la oposición, fue el portavoz del PSC, Andreu Martín, el más crítico con La Sedera, que definió de “fracaso estrepitoso del gobierno municipal” y recriminó la falta de un proyecto para el futuro del solar del Passeig Misericòrdia. Martín tampoco dejó pasar la oportunidad para rebatir las afirmaciones de Rubio manifestando que su partido “no ha hecho nada por La Sedera”

Baños públicos en la calle

El pleno municipal aprobó por unanimidad la moción presentada por Ciudadanos que pedía instalar baños públicos en la calle con el objetivo de reducir las conductas incívicas. La intención es iniciar un estudio para delimitar los puntos estratégicos y más adecuados para su colocación y evaluar el coste que tendría la medida. El concejal de Cs, Guillermo Figueras, también recordó que el Ayuntamiento ha impuesto en los últimos meses más de 300 sanciones “por hacer sus necesidades en la vía pública” y criticó que “el consistorio haya sacado pecho en lugar de buscar soluciones”. Desde el equipo de gobierno, el concejal de Hisenda, Joaquim Enrech, negó rotundamente que hayan presumido de las multas impuestas y recordó que “se han cerrado algunos de los lavabos públicos porque se utilizaban por otras cosas”. Por otra parte, también expuso que el año pasado se instalaron 200 placas-cenicero en papeleras de la ciudad, sobre todo en la zona del centro donde más personas pasean los fines de semana.

Miquel Reveré, nuevo concejal cupaire

La sesión plenaria de ayer se inició con la toma de posesión como concejal de la CUP de Miquel Reverté que sustituye a Xavier Angelergues, quien antes del verano presentó su renuncia al cargo por motivos personales. Reverté es un conocido activista de la ciudad y conocido por ser uno de los impulsores del Col·lectiu de Gasis i Lesbianes del Camp de Tarragona H2O. También es miembro del Casal Despertaferro y de Carrutxa y había estado vinculado con la Coordinadora de Barraques.

Temas

Comentarios

Lea También