Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El primer 'match ball' de Pellicer

Todo apunta a que el alcalde no superará hoy la cuestión de confianza por el nuevo bloqueo político de la oposición

Francesc Gras

Whatsapp
Imagen del pleno celebrado el pasado viernes en el Ayuntamiento de Reus. Foto: Alfredo González

Imagen del pleno celebrado el pasado viernes en el Ayuntamiento de Reus. Foto: Alfredo González

El alcalde de Reus, Carles Pellicer, afronta hoy su primer match ball. Y todo apunta a que la ciudad todavía no tendrá presupuestos porque no superará la cuestión de confianza. Al menos así se desprende del posicionamiento hecho público por los partidos de la oposición al Diari a las puertas del pleno municipal. Todos ellos expresaron su voluntad de mantenerse en un principio en el ‘no’ ante el expediente de presupuestos –vinculado a la cuestión de confianza– argumentando que «en dos días no ha cambiado nada». Sólo el PSC mantuvo cierta ambigüedad sobre su decisión final, aunque un cambio de último momento sería ilógico tras lo sucedido las últimas semanas.

El recorrido del bloqueo político en el pleno de hoy será breve. Concretamente de 30 días, ya que en este plazo de tiempo la oposición tendría que designar a un nuevo alcalde y plantear una moción de censura. Algo que parece más que improbable. Sobre todo por las enormes diferencias que separan a un partido como la CUP de Cs o PP. Además, los anticapitalistas ya han anunciado que no tienen intención de acordar nada con las dos formaciones unionistas. Por contra, miran con anhelo a los dos socios de Pellicer para sumar una mayoría absoluta que pasaría también por el apoyo de los socialistas.

«Pedimos a ERC y Ara Reus que se abstengan en la votación de la cuestión de confianza para poder tener un mes para conformar un gobierno de concentración con los socialistas». Para la portavoz de la CUP, Marta Llorens, ésta es la única solución para erradicar «la falta de hoja de ruta, de estrategia y de apoyos del actual gobierno». También anunció que «lo seguirán intentando todo» para convencerlos.

Pero nada de esto llegará a suceder. Y es que tanto los republicanos como los integrantes de Ara Reus no tienen intención de negociar con los cupaires. Jordi Cervera y Dani Rubio fueron ayer muy claros a la hora de exponer sus motivos. «La moción de censura es una cortina de humo», aseguró Rubio, sin dejar de mencionar que no se reunirán nunca para tratar este tema.

Desde el partido municipalista también manifestaron que la ciudad «no se puede permitir 30 días sin presupuestos» y se preguntaban qué modelo de ciudad quieren los cupaires. «Qué quieren? Una ciudad antisistema, que tenga como referente Venezuela, se hagan homenajes a Arnaldo Otegi y no haya Ordenanza de Civismo?».

Pellicer, reforzado

El alcalde Pellicer pasó el día de ayer a la espera del pleno de esta mañana con el convencimiento de que prospere o no la cuestión de confianza la ciudad tendrá presupuestos. Para que quede aprobada hoy necesita de la mayoría simple del plenario. Y esto se traduce en el sí de alguna de las tres formaciones mayoritarias (CUP, Cs y PSC) o un mínimo de dos abstenciones contando también con el PP. El gobierno municipal –PDeCAT, ERC y Ara Reus– sólo suman 11 de los 27 concejales del pleno del Ayuntamiento.

Aún así, esto no será un problema real para que se concreten sus planes iniciales. Precisamente, el acierto de la jugada es que Reus no se quedará sin las cuentas aprobadas y, además, saldrá reforzado con el único peaje del ruido político que pueda generar la oposición, incapaz de sumar una alternativa.

Más allá de la imposibilidad de que las siglas de la oposición puedan cerrar un acuerdo, con el sí de mañana de ERC y Ara Reus – según el artículo 197 bis de la Llei Orgànica del Règim electoral General– , las dos formaciones no podrían modificar su posicionamiento en los próximos seis meses.

Llegados a este punto también surge otra lectura política interesante. Mientras que uno de los principales reproches que recibe Pellicer es su incapacidad a la hora de cerrar acuerdos con el resto de formaciones, con su actual decisión ha escenificado las carencias de la oposición y les ha obligado a posicionarse.

Los cambios del PSC

Desde el gobierno municipal fueron muchas ayer las voces que pedían a la oposición que se abstenga para no tener la ciudad paralizada un mes más. Sobre todo dirigiéndose al PSC, partido que dio un sí inicial a los presupuestos que tanto su ejecutiva como la asamblea tumbaron. En este sentido, el portavoz del grupo municipal socialista, Andreu Martín, afirmaba que tras el pleno del viernes se abrió un nuevo escenario. Y es por este motivo que su partido todavía tenía que estudiar como podría materializar su propuesta de facilitar la aprobación de ciertos aspectos del expediente de presupuestos.

Temas

  • REUS

Lea También