El primer tortazo a Iñaki Urdangarín le llegó de Reus

El Komando Avellana robó la gran camiseta del entonces Duque de Palma que colgaba del Palau Blaugrana

Marc Libiano Pijoan

Whatsapp
El Komando Avellana exhibe la gran camiseta de Urdangarín en un tejado de Reus, en una imagen de 2011.  Foto: pere ferré/DT

El Komando Avellana exhibe la gran camiseta de Urdangarín en un tejado de Reus, en una imagen de 2011. Foto: pere ferré/DT

M iércoles 30 de mayo de 2001. Quinto y decisivo partido de la semifinal del play off por el título de la Liga española de hockey patines. Se miden el Barça y el Reus en el Palau Blaugrana. A la cita se desplazan unos 500 seguidores rojinegros. Les amontonan en la parte alta del Palau, justo debajo de las camisetas de homenaje a los jugadores más legendarios de las secciones azulgranas. Entre ellos, Iñaki Urdangarín, flamante marido de la Infanta Cristina, Duque de Palma y ex miembro de la histórica plantilla de balonmano del Barça, que levantó infinidad de títulos con Valero Rivera como técnico.

Aquel partido decisivo no le fue bien al Reus. Terminó perdiendo por 4-1 en un tenso enfrentamiento en la pista y en la grada y quedó eliminado. Pero en las postrimerías del mismo, cuando más agitados estaban los ánimos, sucedió un hecho histórico, un robo que mereció páginas enteras en los periódicos nacionales y amplios espacios en los telediarios de todas las cadenas.

Varios aficionados reusenses, viendo que iban mal dadas, ejecutaron su particular venganza. «La camiseta de Urdangarín estaba cerca. Y encima se podía birlar de allí», explica uno de los testigos. Por aquel entonces, solamente un metacrilato protegía las camisetas, aunque éstas se podían tocar por abajo, gracias a una pequeña rendija. La camiseta fue bajando poco a poco en una secuencia cómica que se vislumbraba entre las imágenes del partido. Y todo ante la infinidad de miembros de seguridad que rodeaban a la afición rojinegra.

Al final de aquella noche, nadie sabía dónde estaba aquel símbolo del barcelonismo. Pocas horas después, un grupo reivindicaba el secuestro y exigía unas hilarantes condiciones de rescate. Se hacían llamar Komando Avellana, naturalmente en honor al producto de denominación de origen reusense.

Dieciséis años después de aquella primera defenestración de su figura, más simbólica que real, Iñaki Urdangarín ha sido condenado por la Audiencia de Palma a 6 años y 3 meses de prisión por enriquecerse con fondos públicos a través de la trama corrupta que organizó en torno al Instituto Nóos y se ha convertido en el primer familiar de un Rey que ha sido condenado a prisión por un tribunal desde la reinstauración de la monarquía en democracia.

Ariel saluda a Iñaki

Durante estos años, especialmente en la época inmediatamente posterior al robo, la camiseta del exduque fue apareciendo en diversas ocasiones por Reus. Ariel Santamaría, antiguo concejal juantxi, la ha mostrado orgulloso en el mismo Palau d’Esports del Reus Deportiu. También la colgó en la estatua del General Prim, en plena celebración del título de la Copa de la CERS que el Reus levantó en 2003. Los premios Gressol de 2009 permitieron otro encuentro jugoso. Cara a cara, Ariel Santamaría e Iñaki Urdangarín.

El juantxi compareció en el acto vestido de Elvis, su traje preferido. La imagen resultó surrealista. Los vips ataviados con sus ropas de gala. Santamaría, en su particular estilo, también. La seguridad de la Casa Real no entendía nada. No dio facilidades al entonces concejal para que pudiera saludar a Iñaki Urdangarín y a la Infanta Cristina, estrellas invitadas del certamen. El de la CORI tuvo que identificarse. Al final, logró saludar al entonces Duque. Le dijo: «Ignacio, encantado. Que sepas que he paseado tu camiseta por toda la ciudad». La cara de Urdangarín, totalmente descolocado, era un poema.

La ya famosa camiseta sigue viva, o al menos eso se spone. Probablemente escondida en algún cajón del Komando Avellana, también desaparecido del escenario desde ya hace años. Antes, el grupo reusense la paseó durante una manifestación del 11 de septiembre de 2003 y en algún otro acontecimiento señalado. Incluso Oriol Grau, en su programa Catalunya Misteriosa, les entrevistó y mostró el tesoro.

Por cierto, el Barça cambió de estrategia. Desde aquel mayo de 2001, protege sus símbolos con cajas blindadas. Por si acaso.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También