Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El proyecto de perrera comarcal del Baix Camp queda aplazado por su elevado coste

El gobierno municipal descarta asumir la mitad de la inversión y duda de su viabilidad. Seguirá contratando el servicio a un privado

Francesc Gras

Whatsapp
Las entidades animalistas de Reus y del resto del Baix Camp rechazaban el proyecto de creación de una gran perrera comarcal.  Foto: A.Mariné

Las entidades animalistas de Reus y del resto del Baix Camp rechazaban el proyecto de creación de una gran perrera comarcal. Foto: A.Mariné

El Ayuntamiento de Reus aparca el proyecto de crear una perrera comarcal y de titularidad municipal. Los motivos, según ha podido saber el Diari, son varios. Uno de ellos es su elevado coste. Según un estudio elaborado por la concejalía de Medi Ambient, su puesta en marcha costaría más de 900.000 euros, de los cuales el consistorio se comprometía a costear la mitad de la inversión. A esta cifra, además, habría que añadir el gasto anual de funcionamiento.

Pero esto no es todo. Y es que desde el gobierno municipal se mostraban escépticos ante la viabilidad de ejecutar un proyecto de tal envergadura. Sobre todo después de conocer las dudas existentes y la voluntad de algunos municipios de la comarca de no participar. De hecho, fue en el marco del Consell Comarcal del Baix Camp que se acordó la semana pasada descartar el proyecto inicial, que pasaba por construir la macroperrera en el término municipal de Botarell.

Cabe apuntar que, en estos momentos, el Consell Comarcal ya presta un servicio de recogida y mantenimiento de animales abandonados en los pueblos que lo solicitan. No obstante, y según explican desde el propio ente, se está trabajando en una propuesta mucho menos ambiciosa pero que no renunciaría a cubrir todo el territorio a un coste menor. Tampoco se puede pasar por alto que la perrera comarcal no era del agrado de las entidades animalistas de Reus y del resto del Baix Camp.

Sin cambios

La decisión del gobierno municipal de renunciar a estar presente en la perrera comarcal supondrá mantener el modelo actual. Éste pasa por contratar la gestión del servicio público con la modalidad de concierto para la recogida y mantenimiento de animales abandonados y muertos en toda la ciudad.

La empresa que se hizo con la licitación en 2012 fue Jardí Mortuori Baix Camp. Así pues, una vez finalice este contrato el consistorio volvería a convocar un concurso público para adjudicar el servicio.

Cabe recordar que la posibilidad de municipalizar el servicio fue descartado a finales del año pasado. Esta opción, reivindicada en su día por la CUP en el marco de las negociaciones de los presupuestos de 2016, no fue tenida en cuenta finalmente por el gobierno de Carles Pellicer porque supondría un coste todavía mayor al proyecto de perrera comarcal.

Sólo la construcción de unas modernas instalaciones pensadas tanto para los animales como para los trabajadores costaría más de 500.000 euros –según el mismo informe de Medi Ambient– . Y esto sin contar, por ejemplo, los más de 300.000 en concepto de su funcionamiento. La negativa a los dos proyectos también deja sin efecto la moción que C’s presentó en uno de los últimos plenos municipales.

Recuperar a los perros

Según los últimos datos de los que se dispone, en el año 2015 se recogieron en Reus 295 perros, nueve gatos y otros 174 animales. Del total de perros, el 40% fue recuperado por su propietarios, mientras que el 34% fue dado en adopción.

Actualmente, el Ayuntamiento tiene registrados más de 7.500 animales, una cifra que no tiene en cuenta los que se han dado de baja y aquellos que han superado el tiempo estimado de vida.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También