Más de Reus

Reus Laboral

El sector de la peluquería y la estética de Reus exige un IVA reducido del 10%

Ochenta profesionales se concentran en el Mercadal por un plan de rescate con el que afrontar el contexto actual

CRISTINA VALLS

Whatsapp
La plaza del Mercadal de Reus acogió ayer una concentración en la que profesionales del sector de la imagen personal reivindicaron recuperar el IVA reducido. FOTO: ALBA MARINÉ.

La plaza del Mercadal de Reus acogió ayer una concentración en la que profesionales del sector de la imagen personal reivindicaron recuperar el IVA reducido. FOTO: ALBA MARINÉ.

«Estamos de luto». Así es como describen su estado de ánimo los emprendedores del sector de la imagen personal en su lucha por recuperar el IVA reducido –en 2012 pasó del 8% al 21% actual– y exigen la implementación de un «verdadero plan de choque y rescate a todas las administraciones para afrontar un contexto crítico que amenaza a decenas de miles de peluquerías y centros de estética». De hecho, cerca de 80 profesionales se concentraron en la plaza del Mercadal de Reus con el fin de dar respuesta a una convocatoria, extensiva a nivel estatal, para secundar la reivindicación de forma unida y homogénea.

El acto, organizado por la agrupación Creer en Nosotros y la Plataforma de Peluqueros Unidos de España (además de contar con el apoyo de otros colectivos como ANEIP y asociaciones integradas en la Alianza por la bajada del IVA al 10% a la peluquería y estética), contó, en la capital del Baix Camp, –así como en la ciudad de Tarragona– con la participación de trabajadores de peluquerías, barberías y centros de estética. Ellos y ellas fueron quienes encabezaron una concentración que llenó la plaza con llamativos carteles en los que pedían el IVA al 10%. «Es lo que merece nuestro sector por ser esencial», dijeron.

Solidaridad con los que cierran

Las personas asistentes acudieron a la cita con chalecos reflectantes y vestidos de negro para recordar todos aquellos negocios que habían bajado la persiana, ya fuera por la pandemia o por las dificultades relacionadas con la crisis y el IVA, «de lo más injusto», se quejaron. En Madrid, incluso, fabricaron un ataúd de color negro para la ocasión. «En Reus secundamos la causa unas 150 personas aproximadamente. Pedimos que se nos devuelva el IVA que nos pertenece, porque se nos considera empresas esenciales, pero estamos pagando el 21%, que consideramos que es de lujo. Hace ocho años que estamos luchando contra esta situación y por eso estamos hoy aquí [ayer para el lector]», dijo la peluquera y representante, en calidad de administradora, de la plataforma Creer en Nosotros en la ciudad, Pili Arenas. El sector, según añadió, se ha mantenido «muy activo» y la unión que está habiendo ahora «nunca se había dado hasta el momento. Y es que trabajamos por un objetivo común», destacó. La idea de movilizarse empezó en las redes sociales, a partir del primer confinamiento estricto de la primera oleada de pandemia. «Nos organizamos a través de Facebook, donde ya hay unas 8.000 personas. El virus ha hecho más evidente la degradación del sector, por no hablar de la inversión que se ha tenido que hacer, en materia de protocolos de seguridad, en nuestros negocios», continuó.

La disminución de la movilidad por las restricciones ha hecho que «la gente se arregle menos, también, porque su actividad social ya no es la que era. Eso ha supuesto una disminución de la clientela», expuso. El colectivo llegará, dijo, «hasta donde haga falta, no nos pararán». Y es que han hablado con políticos y delegaciones de gobierno.

Dispuestos a una distancia prudencial en el Mercadal, pues, los diferentes profesionales lucieron vistosos carteles de denuncia y escucharon atentamente la lectura de un manifiesto por la dignificación profesional del sector de la imagen personal y contra la «injusticia» del IVA. En el discurso, cuyo contenido también fue leído ayer en otros actos reivindicativos de más 75 ciudades españolas, hizo hincapié en el «gran impacto» de la crisis de la Covid-19 en los negocios, un factor que «se ha sumado a las consecuencias negativas de ocho años de un IVA desproporcionado».

El documento también ofrecía cifras sobre el propio movimiento, que significaba la «unidad de más de 100 colectivos, asociaciones y marcas que apoyan a las más de 10.000 peluquerías y salones de estética de todo el territorio español». Durante la intervención, aclararon que su intención «no es pedir que nos bajen el IVA, sino que nos lo devuelvan».

Desde el sector de las barberías en Reus, Mayte Guerra declaró que «es una pena lo que nos están haciendo, porque hay muchos compañeros que están cerrando y además con plantillas de más trabajadores. Eso no se puede aguantar». Guerra lleva trabajando más 20 años y destaca que ella tiene una tipología de cliente muy concreta, afectada también por la emergencia sanitaria actual.

«¿Cómo podemos hacer venta si tenemos este IVA? Si a esto le añadimos la competencia de las peluquerías low cost o la gran oferta de productos que hay en los supermercados por menos dinero, ¿qué podemos hacer nosotros? Estamos tranquilos porque disponemos de un producto de calidad, pero la gente lo quiere por mucho menos. Lo que tenemos claro es que hay que dignificar el sector. Nuestra experiencia se tiene que pagar porque es un servicio profesional», distingue.

Preguntada sobre si cree que el ciudadano de a pie conoce la problemática, la profesional del sector de la barbería reconoce que «la cuestión parte de si repercute o no en su bolsillo, de si bajas o no los precios», resuelve.

Del sector de la estética en Reus, Francisca Archilla comenta que «en mi caso, estoy sola como un gran número de profesionales del sector que trabaja en solitario», apunta. Además, asegura, todo se ha agravado «porque estuve un par de meses cerrada y he intentado hacer la mínima inversión, porque las circunstancias económicas actuales no me lo permiten».

A pesar de todo, Archilla se muestra positiva con el futuro. «Hay que seguir luchando, esperamos que la gente se implique y haga bondad para cuidarnos entre todos; que la gente se anime a seguir demandando nuestros servicios», proclama.

Cómo se ha llegado hasta aquí

Ocho años atrás, el sector de la imagen personal tenía un IVA del 8% y, en 2012, subió al 21%. «El gobierno del PP, el que había entonces, dijo que sería temporal. Lo mismo les ocurrió a floristerías, funerarias y al sector de la cultura, entre otros; aunque con la diferencia de que se les devolvió ese IVA y a nosotros, no. La cuestión es que, como dijeron que sería momentáneo, muchos profesionales no subimos los precios y asumimos el pago de ese IVA», sostuvo Arenas, indignada.

El recorrido hasta la manifestación de ayer acumula muchas decepciones del sector en su intención de mejorar la situación. En 2018, por ejemplo, el PSOE presentó una proposición no de ley (PNL) para devolver al sector el IVA reducido, apoyada por Unidas Podemos, PNV y ERC, entonces en la oposición. «Curiosamente, esos partidos ahora son los que gobiernan y no sólo no aplican lo aprobado, sino que en la última PNL presentada por VOX, relacionada con el asunto, votaron en contra; también lo hicieron con un par de enmiendas a los presupuestos generales del Estado presentadas por el BNG y Compromís», expusieron, también, en la lectura del manifiesto.

En esta línea, citaron además que el pasado diciembre se presentaron enmiendas sobre el tema en el Senado a los presupuestos generales del Estado, aunque sin éxito. A todo ello, las portavoces del acto hicieron visible su «incomprensión» con la actitud política: «Votan dependiendo de quién presente la enmienda y no por su contenido; juegan a votar a favor o en contra por intereses partidistas mientras que nuestro sector agoniza».

Temas

Comentarios

Lea También