Reus Sucesos

El segundo derrumbe de una casa en sólo dos semanas pone en alerta el barrio del Carme de Reus

Los hechos se produjeron la pasada madrugada en la calle Sant Antoni. La vivienda estaba deshabitada y no hubo heridos, pero preocupa a los vecinos, que reclaman más actuaciones

MONTSE PLANA

Whatsapp
Operarios trabajando ayer por la mañana en la casa derrumbada en la calle Sant Antoni del barrio del Carme de Reus. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Operarios trabajando ayer por la mañana en la casa derrumbada en la calle Sant Antoni del barrio del Carme de Reus. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

En un plazo de 16 días, dos casas en mal estado se han derrumbado en el barrio del Carme de Reus. El último caso sucedió la pasada madrugada en el número 5 de la calle Sant Antoni. Eran las 03 horas cuando el inmueble –que estaba deshabitado y tapiado– se derrumbó. No hubo heridos ni tampoco se vieron afectadas las casas colindantes, según detallaron Bombers de la Generalitat. A pesar de todo, lo sucedido (y ya van dos en poco tiempo) ha alertado a los vecinos. «Sabemos que el Ayuntamiento está trabajando, revisando el estado de los edificios vacíos y, en los casos necesarios, requiriendo a la propiedad que se actúe. Pero tenemos una situación muy compleja y si esto sucede a plena luz del día, alguien podría resultar herido», denunciaba ayer a primera hora de la mañana el presidente de l’Associació de Veïns l’Harmonia del Carme, Josep Machado.

El informe elaborado por técnicos de la AAVV del Carme contabiliza 150 edificios en ruina

Los hechos se produjeron a las tres de la madrugada, momento en el que el inmueble –que ya estaba en muy mal estado– se derrumbó, tanto internamente como también su fachada. Los vecinos alertaron de lo sucedido y se personaron Bombers, Guàrdia Urbana de Reus, Mossos d’Esquadra y el Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM). Bombers procedió a revisar el edificio y Guàrida Urbana se encargó de cortar la calle para que nadie se acercara. Y es que los escombros invadieron toda la calzada.

«Estábamos durmiendo, cuando de repente oí un estruendo y empezó a entrar polvo en casa. No sabía qué estaba pasando», detalla Dolors, vecina del número 6 de la calle Sant Antoni, justamente el inmueble que está enfrente del que se derrumbó. Joan, su marido, recuerda de que se trata de una calle poco frecuentada, pero muy estrecha «y hubiera sido muy peligroso si esto llega a pasar en plena luz del día», denuncia. Este vecino también reclama que se derriben todos los edificios que estén en mal estado. «Aunque ya entiendo que con el Covid-19 todo ha quedado parado, esto no se puede dejar de lado, porque es un peligro», añade.

Los trabajos se alargaron toda la noche y, por la mañana, todavía se estaban retirando escombros. «Justamente ahora han terminado de limpiar la calle», decía Joan a primera hora de la tarde de ayer. Fuentes municipales detallan que el edificio es propiedad de un banco y que ya estaba previsto actuar. Las mismas fuentes recuerdan que la propiedad es quien tiene que hacerse cargo del mantenimiento. En el lugar de los hechos también se personó el arquitecto municipal para elaborar el informe.

Un informe detallado

Este es el segundo derrumbe que se produce en el barrio del Carme en dos semanas. El anterior se produjo el pasado 19 de julio, también a las tres de la madrugada. En ese caso, el inmueble afectado fue el número 24 de la calle Sant Esteve y también estaba deshabitado.

Los dos edificios derrumbados no son los únicos que están en mal estado en el barrio del Carme. El presidente de la asociación vecinal, Josep Machado, recuerda que tienen contabilizado un total de 150 inmuebles en situación ruinosa. «Tenemos un informe detallado creado por los técnicos de la asociación. Un informe del cual dispone el Ayuntamiento y ya en la anterior legislatura se empezó a trabajar en ello», recuerda Machado. En este sentido, dice que le consta que desde el consistorio se han ido haciendo inspecciones «y en los casos que están en peores condiciones, se insta a la propiedad que se actúe. Pero son procedimientos muy lentos y, en ocasiones, se llega tarde, como son los dos casos ocurridos recientemente»,dice Machado.

Además, la paralización provocada por la pandemia del Covid-19 tampoco ha ayudado: «Todo ha estado paralizado y ahora se notan las consecuencias. Una situación que empeora todavía más con las lluvias y el viento, que afectan muy directamente a este tipo de edificios que se aguantan por los pelos y, a la mínima, pueden caer». Es por todo ello que desde el barrio se pide celeridad en poner solución en todos aquellos edificios que requieran una actuación urgente. Precisamente los dos edificios que se han derrumbado recientemente se estaba trabajando en los procedimientos.

Dos horas antes: Desprendimientos en Pere el Cerimoniós

A las 00.54 horas, los bomberos ya habían acudido a un bloque situado en la avenida Pere el Cerimoniós de la capital del Baix Camp por unos desprendimierntos en la fachada. Habían diferentes balcones afectados. El que más se encontraba en la sexta planta. La intervención de los bomberos duró media hora.

Temas

Comentarios

Lea También