Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El sindicato Usitac denuncia que 'la sanidad pública está en la UCI'

El sindicato alerta de que en los centros gestionados por el ICS no se cubren las bajas ni las vacaciones. Dice que es 'insostenible'

M.J.

Whatsapp
Imagen de archivo del CAP Horts de Miró. Foto: Alba Mariné

Imagen de archivo del CAP Horts de Miró. Foto: Alba Mariné

El sindicato Usitac- Sanitat alerta de la situación insostenible de la sanidad pública. Asegura que «se está derrumbando y está en la UCI». Así lo afirma su secretario general, Josep Tutusaus, quien denuncia la precariedad laboral que atraviesan los empleados de los CAP Horts de Miró, Llibertat y Sant Pere, entre otros, gestionados por el Institut Català de la Salut (ICS).

Tutusaus asegura que no se cubren las bajas laborales ni las vacaciones, y que la plantilla se ve obligada a desempeñar su trabajo en una situación inaguantable, en referencia sobre todo al personal administrativo. «No les tienen para nada. Están quemados» explica Tutusaus. El sindicato, de hecho, lamenta que cada vez hay menos trabajadores en este campo pero que, por lo contrario, atienden al mismo volumen de ciudadanos. En el caso del CAP Horts de Miró, por ejemplo, señalan que «tenemos bajas por jubilación de médicos y enfermeras que no se han cubierto al 100%. Y en lo que respecta al personal administrativo, no se cubre ni uno», añade Alfred Maza, secretario de organización y comunicación del sindicato.

Los representantes de Usitac ponen sobre la mesa también las largas listas de espera a las que tienen que hacer frente los pacientes, y añaden que para lograr tener visita con los especialistas «hay un año y medio de espera en la sanidad pública, cuando son solo dos días en una mutua».

«A todo esto hay que añadirle el incremento de visitas que cada vez va en aumento en las consultas de médicos y enfermeras, y la presión de las colas que se forman cada día en el punto de atención al usuario», insiste Tutusaus. De hecho, Usitac considera que todo ello genera un estrés «muy importante» en los trabajadores, algunos de los cuales «incluso han tenido que dirigirse al departamento de salud laboral debido a esta situación».

‘Queremos salvarlo’

Maza y Tutusaus insisten en que su intención no es cargar contra el Institut Català de Salut (ICS), sino salvarlo. Y aseguran que «cuando entró el nuevo conseller nos vendieron que todo cambiaría, que se destinarían más recursos para paliar estas carencias, y que tendríamos una mayor transparencia. Pero todo sigue igual o peor que antes», insisten, añadiendo que han enviado correos electrónicos y escritos con registros de entrada explicando todo esto, y de momento lo único que han obtenido es el silencio.

 

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También