Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus URBANISMO

El solar de la Sedera de Reus ya está despejado pero su futuro es aún una incógnita

El Ayuntamiento abrirá conversaciones con la propiedad y con vecinos para decidir si dejarlo como está o habilitar un uso provisional

Mònica Just

Whatsapp
Aspecto actual del solar donde se ubicaba la histórica fábrica reusense. Foto: Alba Mariné

Aspecto actual del solar donde se ubicaba la histórica fábrica reusense. Foto: Alba Mariné

La historia de la antigua fábrica la Sedera de Reus ha llegado a su fin. El derribo del edificio ha terminado y el aspecto del Passeig Misericòrdia ha cambiado por completo. Ahora, el gran solar limpio y vacío que luce en la zona vuelve a plantear la eterna pregunta: ¿Qué ocurrirá con este terreno?

La polémica acompaña el proyecto desde hace años. Y a día de hoy todavía no está claro qué ocurrirá, ni a medio ni a largo plazo. La Associació de Veïns de Monestirs no quiere convivir con «monstruos» que rompan el aspecto de la zona y su carácter residencial. Así lo reitera el presidente de la entidad, Alfonso Berbel, quien señala que están dispuestos a dialogar siempre que se mantenga esta esencia.

Los vecinos esperan que, mientras se aclare el futuro del proyecto, se tomen medidas para mejorar el entorno y arreglar los desperfectos ocasionados por las obras de derribo. «Deberían vallarlo como Dios manda, y no dejarlo como está. Y habría que solucionar los problemas de los árboles que dañados y de las calles que se han degradado», insiste Berbel. «El cierre actual no sirve. Allí puede colarse cualquiera», añade.

Contacto a tres bandas

Pero es algo que ya tiene previsto el Ayuntamiento. El concejal de Urbanisme, Marc Arza, asegura que mantienen contacto constante con la empresa propietaria –Solvia– y que prevé actuar «para que el cierre quede más sólido y para que arregle las aceras y los árboles que habían quedado en mal estado por las obras». A partir de aquí se barajan distintas opciones, pero buscan hacerlo sin prisas y generando consensos con el entorno.

Arza asegura que, una vez realizado el correcto cierre del solar y ultimado el acondicionamiento de la zona, iniciarán una ronda de contactos con las entidades vecinales para valorar las distintas opciones posibles para este solar. Y es que si la empresa lleva a cabo su proyecto urbanístico, no será precisamente a corto plazo. «Mientras, y como medida provisional, si hay consenso se podría cerrar un acuerdo para habilitar un área de aparcamiento, una zona verde o simplemente dejarlo cómo está. Se decidirá según evolucionen las conversaciones. Aun así, Arza recuerda que es la propiedad es quien tiene la obligación de mantenerlo limpio. «Pero si en algún momento su estado no es satisfactorio, se le hará un requerimiento», puntualiza.

Sea como sea, las conversaciones en torno a la situación provisional de los terrenos también ha levantado su propia polémica. La opción del parking lleva tiempo sobre la mesa. Un hecho que despertó la oposición de la asociación de vecinos. «Registramos más de 500 firmas en contra . Nos oponemos a frontalmente. Tenemos un parking de zona azul a apenas doce metros de distancia, y casi no hay coches aparcados en todo el día», apunta Berbel, lamentando que se ha convertido en «un foco para botellones», una situación que quieren evitar en el solar de la histórica fábrica. Para ellos, la mejor opción, mientras el futuro proyecto urbanístico no tome forma, sería mantener la finca limpia y vallada. Pero las conversaciones todavía no se han iniciado y habrá que ver cuál es la opción con más apoyos.

Uso residencial

Más a largo plazo, el futuro de la finca sigue siendo una incógnita. Hoy en día tiene un uso industrial y comercial, pero «nuestra voluntad, como Ayuntamiento, en el marco del POUM, es que pueda ser residencial», apunta Arza. La propiedad se muestra abierta a ello, pero habrá que negociar la tipología de viviendas. «Lo que pide Solvia es que, se haga lo que se haga, sea viable y permita sacar partido al solar. Que no hagan imposible la operación», señala.

Desde la entidad vecinal quieren que se mantenga una imagen similar a la actual, priorizando las viviendas unifamiliares, «y no un bloque de pisos». Aseguran que están abiertos a negociar, pero que lucharán para mantener el carácter de la zona.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También