Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El sueño americano del reusense Arnau Rovira

La historia. Nacido en Reus y criado en Almoster, realiza el doctorado de ingeniería electrónica en la Universidad de Arizona 

Marc Libiano

Whatsapp
El reusense Arnau Rovira, en una imagen tomada en Arizona, donde reside.  FOTO: cedida

El reusense Arnau Rovira, en una imagen tomada en Arizona, donde reside. FOTO: cedida

Flagstaff es una ciudad situada en el condado de Cocorino, en el estado de Arizona, en Estados Unidos. Un lugar donde residen cerca de 70.000 personas y en el que Arnau Rovira (Reus, 1994) ha instalado su campamento vital en una aventura que ya dispone de dos años y medio de vida. Este reusense criado en Almoster perfecciona sus estudios de ingeniería electrónica e informática en la Nothern Arizona University. Acudió a Estados Unidos como experiencia de intercambio, en el último año de carrera (2017), pero el país le ha embrujado. Ve en él grandes oportunidades para crecer en el mundo laboral y en esa búsqueda se encuentra. 

De momento, le han dado la oportunidad de realizar el doctorado, paso previo para encontrar un espacio propio en el país. Para ello necesitará el visado laboral, que alguna empresa apueste por sus conocimientos. Hoy disfruta del permiso de estudios y también de un camino repleto de vivencias, en el que ha necesitado sobrevivir lejos de los suyos, aunque eso le ha valido para adquirir muchísima madurez.

Rovira cursó estudios de primaria en la tradicional escuela Pare Manyanet de Reus para pasar luego al Institut Salvador Vila-seca. En realidad nunca tuvo problemas con los libros. Aplicado desde la infancia mantuvo en su cerebro que el futuro estaba en una buena formación. Ni siquiera los peligros de la adolescencia le perdieron. 

Una vez ingresó en la carrera aprovechó al máximo el tiempo. Vio una oportunidad única cruzar el charco para completar el ciclo en Estados Unidos. Su inglés le permitía muchas licencias. Entró en el país con un avance importante en el idioma y eso provocó que la adaptación resultara más sencilla. «Me costaba al principio entender cuando me hablaban, pero llegué conociendo el inglés», recalca. 

El viaje le ha dejado muchos amigos por el camino. Por ejemplo, del primer año de intercambio conserva la relación con estudiantes españoles, alemanes, franceses e ingleses, con los que intenta reunirse una vez al año para reforzar ese lazo. Ni siquiera las distancias lo impiden. En las reuniones, las anécdotas del pasado llenan de sonrisas a los presentes.

De Reus, de su casa, echa de menos a los abuelos, Josep y Lourdes, con los que ha entablado una relación casi irrompible. También a la familia y a los amigos, aunque en Estados Unidos ha descubierto un mundo ideal para su progreso. Espera poder quedarse, lo ve como una puerta de futuro extraordinaria.

Trabajo con drones

Este joven reusense lleva a cabo en la actualidad trabajos de investigación en la Universidad. En concreto, la comunicación y los derechos entre drones con el afán de controlar el tráfico y apagar incendios sin la necesidad de interacción entre personas. Arnau destaca la gran competencia que existe entre los campus universitarios en Estados Unidos. «Aquí se da mucho valor al trabajo diario, no dependes tanto de un examen final como pasa en Catalunya», reflexiona.

Las diferencias en la educación se mezclan con la convivencia con otras personas de culturas totalmente distintas. Rovira comparte piso con cuatro personas, con las que ha congeniado a la perfección. Dos ciudadanos de Xipre, otro de Granada y un mexicano conviven en el mismo techo que el reusense. «Lo llevamos bien, de hecho entre semana nos vemos poco», comenta. Y es que la riqueza personal que ha adquirido durante todo este tiempo resulta indiscutible.

Arnau y sus amigos ocupan el espacio de ocio a los fines de semana, donde disfrutan de excursiones para conocer la zona. Por ejemplo ya han visitado el Gran Cañón, una vistosa y escarpada garganta excavada por el río Colorado, en el norte de Arizona.

Esa estancia y el contacto permanente con las costumbres americanas han encendido la pasión de Arnau Rovira por la NBA, La Liga Profesional de baloncesto más prestigiosa y con mayor espectáculo. Adorada por los estadounidenses. Ya ha presenciado varios partidos en directo en Phoenix, la capital del estado de Arizona, que presume de equipo, los Suns. En el Talking Stick Resort Arena, el campo de juego de los Suns, el reusense ha visto en directo duelos ante los históricos Lakers, los Spurs o los Oklahoma. A pesar de vivir en Arizona, lugar de influencia de los Phoenix Suns, su gran ídolo ahora mismo viste de amarillo en Los Ángeles; Lebron James.

Temas

Comentarios

Lea También