Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El trámite de los presupuestos

Las abstenciones de Ara Reus y el PP dieron luz verde a las cuentas municipales del 2015 en un pleno con poca tensión y debate. Su aprobación evita una paralización tanto del consistorio como de sus empresas
Whatsapp
Las abstenciones de ayer de Ara Reus y el Partido Popular facilitaron la aprobación de las cuentas.  Foto: Alba Mariné

Las abstenciones de ayer de Ara Reus y el Partido Popular facilitaron la aprobación de las cuentas. Foto: Alba Mariné

Reus ya tiene presupuesto para el 2015. Para lograrlo tuvo que celebrarse un pleno que, esta vez sí, no tuvo sorpresas ni exabruptos de ni ningún tipo. El ambiente fue relajado en todo momento, incluso festivo, tanto con el nombramiento de la nueva concejal del PP, Carmen Sánchez, como con parte de las intervenciones de los partidos intentando realzar sus propios méritos. En resumen, un puro trámite.

La diferencia en esta ocasión fue la abstención de Ara Reus, que unida a la del Partido Popular, permitió que los votos a favor de los presupuestos fueran superiores a los negativos. Eso sí, una aprobación muy de mínimos que sólo contó con el voto favorable del gobierno municipal. Así lo recordó en dos ocasiones el portavoz del PSC, Andreu Martín, que tachó las cuentas de «fracaso político de primer orden» porque «no servirán para generar ocupación ni dar lo mejor a los ciudadanos». También se mostró crítico –menos que de costurmbre– el portavoz de la CUP, David Vidal, por considerar que son unos presupuestos «electoralistas».

Bien distinto fue el discurso tanto de Ara Reus como del Partido Popular. Sobre todo en lo que se refiere al partido municipalista liderado por Jordi Cervera, responsable tanto de su aprobación como de las distintas enmiendas incluidas. Cervera se mostró satisfecho por la inclusión de la addenda que garantizará que los 28 millones de euros procedentes del canon de Metrovacesa se destinen a pagar el crédito de FiraReus. Pero también por ayudar a que sean unos presupuestos «más sociales y beneficiosos para las empresas». Una línea en la que coincidió completamente el alcalde Carles Pellcier –mucho más tranquilo y relajado que el pasado 23 de diciembre– quien aseguró que «no hubiera sido posible sin cumplir con unas medidas de austeridad que nos han alejado de ser el Ayuntamiento más endeudado».

El consistorio ya expuso que las distintas enmiendas incluidas surgían gracias a los 2,7 millones de euros que se dispondrán a través de los nuevos ingresos en la recaudación de tributos del Estado y a la buena gestión al frente del Plan de Ajuste. Aquí es donde el portavoz del PP, Sebastià Domènech, sacó pecho al asegurar que su partido permitía que se aprobaran las cuentas municipales tanto tanto por su participación directa durante tres años y medio como por las medidas del Estado.

Tras la sesión de ayer los presupuestos quedarán aprobados definitivamente en unos 15 días con un consolidado de más de 344 millones de euros. Entre las medidas añadidas a raíz de las demandas impuestas por Ara Reus están, por ejemplo, una partida de 450.000 euros destinada a un nuevo plan de ocupación o 50.000 euros para poner en marcha la ventana única. Parte de los 2,7 millones de euros que no estaban previstos inicialmente también se destinará a nuevas inversiones todavía por determinar.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También