Más de Reus

Reus Baix Camp

El traslado del Consell Comarcal a una nueva sede se estanca

El contexto de la Covid-19 y las características que el nuevo espacio necesita (2.500 metros cuadrados) dificultan el cambio. En la Estació Enològica no hay posibilidades de crecer

J.SALVAT

Whatsapp
La Estació Enològica acoge, actualmente, las oficinas del Consell Comarcal del Baix Camp. FOTO:  A. GONZÁLEZ

La Estació Enològica acoge, actualmente, las oficinas del Consell Comarcal del Baix Camp. FOTO: A. GONZÁLEZ

Tras un año de búsqueda, el Consell Comarcal del Baix Camp no ha encontrado una nueva sede a la que trasladarse. Este era uno de los principales retos de 2020, según explicó el presidente del ente, Joaquim Calatayud, el año pasado. Sin embargo el objetivo se ha visto afectado por dos condicionales clave: por un lado, el contexto de la pandemia del coronavirus, que ha agitado las planificaciones del Consell, centrado en resolver políticas sociales y económicas, como por ejemplo la distribución de la Targeta Moneder de la Generalitat de Catalunya a los municipios de la comarca; por el otro, las características previstas para este nuevo espacio: un equipamiento de 2.500 metros cuadrados que pueda dar respuesta al crecimiento de servicios del ente comarcal, que actualmente desborda el equipamiento de la Estació Enològica.

Fuentes del Consell Comarcal aseguran que les está siendo complicado encontrar un espacio de estas características en Reus –ciudad de la que no tienen intención de moverse. En 2019 iniciaron conversaciones con la Diputació de Tarragona y el Ayuntamiento de Reus contemplando trasladar todas las oficinas a un nuevo edificio o combinarlo con un segundo espacio, pero a fecha de hoy todavía no han encontrado ningún local que cumpla con los requisitos. «Sabemos que no será rápido. Es un plan que, dado el contexto y las características, va más lento de lo habitual», apuntan. Aun así, el ente sigue trabajando para logar un traslado «necesario».

El incremento de servicios y de empleados son los principales argumento que justifican este cambio. Al inicio del 2020, la plantilla de este servicio público era de 100 trabajadores fijos a los que falta añadir otros 40 más que se contratan en función de las necesidades para cubrir determinados programas. De hecho, el número de empleados se ha triplicado desde que empezaron a utilizar la Estació Enològic de Reus que se le ha quedado pequeña a un ente que se creó el 1987, con la Ley de Consells Comarcals, y que ahora triplica sus servicios. En 2001 el órgano comarcal ya amplió su espacio y pasó a ocupar 1.700 metros cuadrados de los 4.100 de este edificio ubicado en el Passeig Sunyer. El ejemplo más claro es que por aquel entonces tan solo había 20 personas en servicios sociales y, ahora, el personal se triplica y representa un 60% del local de trabajadores.

La tercera sede del Consell

El primer espacio que albergó el Consell Comarcal de Baix Camp se ubicaba en la calle Sant Joan, enfrente del antiguo Hospital Sant Joan. En 1994, después de unas obras de adecuación, se trasladaron hasta la Estació Enològica de Reus.

Conscientes de la dificultad de encontrar una sede de estas características, tampoco descartan combinar el actual espacio, con uno nuevo para otros servicios, como pasa con las competencias Ayuntamiento de Reus.

Fuentes del propio ente afirman que lo ideal hubiera sido poder ampliar sus oficinas de la Estació Enològica para poder quedarse donde llegaron en 1994. Pero el Consell Comarcal ya quemó este cartucho, descartado por la Generalitat porque en el actual edificio hay otros servicios y apartamentos que ocupan el espacio. Así pues, la marcha a una nueva sede, la tercera desde que se puso en funcionamiento, es una opción cada vez más clara.

Temas

Comentarios

Lea También