Más de Reus

El traslado del parking de camiones de Reus sigue atascado tras una década

Situado en la avenida de Sant Bernat Calvó, tenía que reubicarse fuera del núcleo. La intención sigue en pie

MONTSE PLANA

Whatsapp
Entrada del parking de camiones ubicado entre la calle Pintor Fuster y la avenida de Sant Bernat Calvó. Firma: Fabián Acidres

Entrada del parking de camiones ubicado entre la calle Pintor Fuster y la avenida de Sant Bernat Calvó. Firma: Fabián Acidres

El parking de camiones ubicado entre la avenida Sant Bernat Calvó y la calle Pintor Fuster de Reus hace ya más de una década que tenía que trasladarse. La intención sigue en pie, según fuentes municipales consultadas, pero a día de hoy no hay todavía nada definido. Y es que la decisión no es tan sencilla: los terrenos son propiedad de la Generalitat de Catalunya, institución que tiene la última palabra sobre esta cuestión y, de momento, parece que no se ha encontrado una alternativa complaciente. De hecho, el Diari ha intentado ponerse en contacto con Generalitat para preguntar sobre esta cuestión y no se ha obtenido respuesta.

El proyecto sigue en pie –al menos a través del interés del consistorio–, aunque parece que está paralizado. No obstante, cabe recordar que en 2009, Generalitat anunció que ya disponía de unos terrenos para realizar el traslado. Un año más tarde, incluso se había adjudicado el proyecto por 55.800 euros, con la intención de reubicar este aparcamiento de vehículos pesados en el sector del Burgaret, en la zona oeste de la ciudad en unos terrenos de 29.000 metros cuadrados. La finalidad de todo ello: alejar el equipamiento del núcleo urbano. En su lugar, tenía que construirse la escuela Isabel Besora, que en ese momento estaba provisionalmente ubicada en barracones al lado del Santuari de Misericòrdia, y las familias de la zona lo aplaudían porque «es un espacio cercano», comentaban en ese momento padres y madres.

Pasada una década, el parking sigue al mismo sitio y, en cuanto a la escuela, finalmente se trasladó a la calle de Fuster Valldeperes, a dos kilómetros de su inicial ubicación.

Lo que tenía que representar un cambio para la zona, entre los barrios de La Pastoreta y Fortuny, finalmente ha quedado en nada, al menos a corto plazo. Eso sí, el consistorio reusense asegura que el interés en trasladar dicho parking sigue adelante, pero sin novedades sobre el papel. Así pues, los camiones siguen entrando y saliendo de un aparcamiento que, aunque inicialmente estaba alejado de los grandes núcleos de viviendas (en el polígono Mas Ferrer), ahora está en zona residencial.

Algunos vecinos habían levantado críticas sobre el paso continuo de camiones por el barrio. Y es que detallaban que la mayoría de vehículos pesados accedían al aparcamiento a través de la calle de Flix, recorriendo toda la calle de Pintor Fuster, donde conviven algunas urbanizaciones con naves industriales. Ante el anuncio de que el parking se trasladaría, los vecinos pidieron acelerar los trámites y lo aplaudieron: por un lado, menos tráfico de vehículos pesados, por otro, disponer del colegio Isabel Besora.

No obstante, con el paso del tiempo incluso las críticas parece que se han ido apaciguando. Ya en 2015, la esperanza levantada inicialmente empezaba a agotarse. Y es que se comentaba que Reus seguía buscando un espacio fuera del núcleo urbano para el parking de camiones y se marcaba el año 2017 como horizonte máximo para dicha reubicación. Incluso la propuesta se incluyó en el Pla de Mobilitat Urbana de Reus.

Actualmente, la presidenta de la Associació de Veïns La Pastoreta, Puri Flores, comenta que a nivel vecinal no es un tema que, precisamente, esté en el orden del día. Recuerda que años atrás se habían levantado algunas voces por la cuestión de volumen de tráfico, ruidos y algunas pitadas con camiones, «pero actualmente no se oyen quejas y sí que es un proyecto que se tenía que llevar a cabo, pero creo que está muy paralizado», comenta la presidenta vecinal del barrio de La Pastoreta.

Hace diez años que se tenía que materializar la reubicación, pero la decisión es de la Generalitat

A primera hora de la tarde, en la avenida Sant Bernat Calvó se ve movimiento de camiones: un par acceden al parking a través de dicha avenida. Otro, se pone en marcha y también se moviliza a través de Sant Bernat Calvó. Se ve algún otro movimiento por la calle Pintor Fuster de camiones más pequeños que acceden a las empresas y talleres ubicados en la zona.

Justo delante del parking, el dueño de un bar ubicado a pie de la avenida Sant Bernat Calvó comenta que el mayor movimiento de vehículos pesados por la zona es entre las seis y las siete de la tarde. «Es algo más bien puntual de una franja horaria concreta. Alguna molestia pueden llegar a ocasionar a algún vecino, pero la verdad es que no se genera un caos circulatorio por culpa de los camiones», comenta este vecino, que tiene más que controlado el tráfico de la avenida por el hecho de tener el bar justo en este punto. Otra vecina que pasea el perro por la zona y que asegura que vive cerca opina en la misma línea: «Siempre puede causar molestias a alguien, pero el parking no ha sido un gran problema».

Por su lado, Puri también subraya que la zona ha cambiado en los últimos años: antes, en el mismo parking, había un restaurante (ahora cerrado). En la avenida también se han instalado pasos de peatones elevados y bandas rugosas. Todo ello, vecinalmente se cree que puede haber apaciguado en cierto modo el problema.

Como se comentaba anteriormente, los terrenos son propiedad de Generalitat y la concesión está en manos de la empresa Transpark Transports i Aparcaments SCCL con una capacidad de hasta 149 plazas. Los terrenos tienen una superficie de 40.000 metros cuadrados, y la intención inicial era trasladar el equipamiento a unos de 29.000 metros cuadrados con previsión que su capacidad fuera de 100 plazas de aparcamiento. Según se calculó desde el consistorio en 2015, el coste del traslado podría ascender entre dos y tres millones de euros.

Temas

Comentarios

Lea También