Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

El turno de oficio de los abogados registra más de 300 casos de violencia de género

A falta de un trimestre para cerrar 2018, desde la comisión detectan una estabilización de las asistencias respecto al año pasado, cuando se alcanzaron un total de 408

Sílvia Fornós

Whatsapp
En cuanto a expedientes, el año pasado se cerró con 569, y en lo que llevamos de año ascienden a 400. FOTO: Alba Mariné

En cuanto a expedientes, el año pasado se cerró con 569, y en lo que llevamos de año ascienden a 400. FOTO: Alba Mariné

El servicio específico de atención a las víctimas de la violencia de género del turno de oficio de los abogados colegiados en el Col·legi Oficial d’Advocats de Reus ha asistido, en los primeros nueve meses del año, un total de 308 casos. La representante de la Comisión de Violencia de Género e Igualdad (VIGE), Cristina Santos, detecta «una estabilización de las asistencias». «A falta de tres meses para cerrar 2018, todo apunta que la cifra será sostenida este año respecto al anterior, cuando hubieron 408 asistencias. Y también en cuanto a número de expedientes», afirma.

Según fuentes del colegio reusense, durante 2015 hubo 386 asistencias sobre violencia de género; en 2016 se registraron 385 y el año pasado se cerró con 408 asistencias. En cuanto a expedientes, en 2017 la cifra alcanzó los 569, y en lo que llevamos de año son un total de 400.

«Es lógico que si se han estabilizado las asistencias, también lo hagan los expedientes», explica la representante de la Comisión de Violencia de Género e Igualdad. Recuerda que «los expedientes de justicia gratuita se originan con posterioridad a una denuncia, ya que son procedimientos de guarda y custodia de los hijos, divorcios, separaciones o modificaciones de medidas».

En cuanto a la interpretación de los datos, Cristina Santos afirma que «nunca sabremos si las cifras se corresponden a un incremento de casos o por el efecto de las campañas de sensibilización, que hacen que mujeres que hasta ahora no habían denunciado se atrevan a hacerlo». 

Actualmente, 116 letrados forman parte del turno de oficio de violencia de género. «Requieren una experiencia profesional superior a tres años; haber superado unos cursos de formación específicos de violencia de género; tener aprobado el máster de acceso a la abogacía; y estar dados de alta en el turno civil, familiar y penal», detalla la representante de la comisión, y recuerda que «en el turno de oficio hay un letrado las 24 horas los 365 días del año».

Atención integral 

El partido judicial de Reus se distingue según Cristina Santos, por ser el único e incluso a nivel estatal, porque «desde el momento que una mujer acude a la comisaría de los Mossos d’Esquadra o a las dependencias de la Guàrdia Urbana automáticamente nos llaman y el letrado se dirige hacia allí», recuerda.

Recalca que «conseguir que las fuerzas de seguridad llamen al letrado desde el primer momento ha sido una de las grandes batallas en el Consell de l’Advocacia Catalana (CICAC) y en el Consejo General de la Abogacía Española (CGAE)». 

Según explica la representante de la Comisión de Violencia de Género e Igualdad, la atención desde el primer momento permite a la víctima ser asistida en el momento delicado de interposición de la denuncia.

«El letrado le explica cómo funciona el procedimiento y la ayuda a exponer los hechos tal y como son», añade Cristina Santos y recalca que «el abogado o la abogada transmite un clima de confianza que de otra manera no tendría la víctima, ya que cuando una persona toma la decisión de denunciar unos hechos, en ocasiones le cuesta verbalizar lo que ha ocurrido».

A partir de ese momento todos los procesos que vengan derivados los llevará el mismo letrado, lo que permitirá tener una visión global de cual es la situación de la persona.

Una de las preocupaciones de la Comisión de Violencia de Género e Igualdad es lograr una mayor eficiencia en la asistencia. «Hemos planteado la posibilidad de que existan unas dependencias en el juzgado adecuadas para poder tratar con confianza a las víctimas», detalla Cristina Santos.

Relata que «hay veces que no solo necesitas alejar a la víctima del agresor, sino incluso de sus familiares». En esta cuestión, la Comisión de Violencia de Género e Igualdad ha logrado algunos avances. «De momento, hemos conseguido que los fines de semana se nos habilite una sala en el Juzgado de Guardia donde podemos asistir a la víctima, pero la intención es encontrar un sitio definitivo donde la mujer se sienta segura», añade Cristina Santos. 

Por último, desde la comisión hacen hincapié en la educación de las nuevas generaciones. Cristina Santos avanza que «estamos trabajando en impulsar la formación de los profesores de escuelas e institutos, porque al final son ellos los que transmiten a los alumnos las distintas problemáticas que se van generando». «De lo que se trata es de desarrollar una labor de educación y hay que empezar por los más pequeños», concluye Cristina Santos. 
 

Temas

Comentarios

Lea También