Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Empieza el derribo de las 9 casas para construir el hotel del Pallol

Se dividirá en dos fases y ya ha arrancado con dos inmuebles de la calle Hospital. La previsión es finalizar en dos meses a la espera de la reformulación del proyecto del equipamiento
Whatsapp
Aspecto que presentaría el solar después del derribo. Foto: DT

Aspecto que presentaría el solar después del derribo. Foto: DT

Dentro de dos meses, la imagen que ofrece el centro comercial del Pallol podría cambiar sustancialmente con el derribo de las casas que permitirá la construcción del futuro hotel. Algunas de las fachadas de estas viviendas, rojizas y mal pintadas, es lo primero que ven los peatones cuando llegan o pasean por la plaza Evarist Fàbregas y ya forman parte de la imagen que proyecta el centro comercial.

Pues bien, esta semana ya han empezado los trabajos de derribo de dos de estos nueve inmuebles que configuran la manzana de viviendas afectadas por el proyecto hotelero, delimitada por las calles Presó, Hospital, Montserrat y la plaza Evarist Fàbregas. El derribo se llevará a cabo en dos fases: la primera de ellas incluye siete casas -situadas en la calle Hospital y Presó- y la segunda etapa, tirará las dos restantes que dan la vuelta por la calle Hospital y Montserrat. La previsión es poder terminar los trabajos en el plazo de dos meses, lo que dejaría limpia toda esta isla, si la empresa promotora del hotel, Ginkoplanet, hubiera podido compra todas las viviendas. Pero este no es el caso.

 

Una isla en el solar

A día de hoy, el derribo ha empezado y dejará sola una única casa, ubicada en la calle Hospital número 26-28. Su propietario no ha logrado llegar a un acuerdo económico con la promotora como lo ha hecho el resto de viviendas afectadas. De esta modo, el próximo marzo, el centro comercial del Pallol podría tener el aspecto que muestra el mapa de localización de la derecha.

Hace ya un año y medio, según el concejal de Urbanisme, Miquel Domingo, que Ginkoplanet dispone de la licencia de derribo y ahora el consistorio está a la espera de que la promotora presente el proyecto completo para tener la licencia de obras. Un trámite que podría tardar tan sólo 30 días, aseguró Domingo al Diari . «En el momento que tengamos el documento definitivo tendrán la licencia en un mes, si quieren. Nosotros tenemos contacto cada semana. Aunque lo más probable es que se replanteen el proyecto para que sea viable económicamente, reduciendo costes y las perspectivas de sus propios solares», cuenta. «Lo que está claro es que no se trata del mismo proyecto de 2007 porque los tiempos han cambiado y es por eso que deberían plantearse qué conviene más a la ciudad, si 40, 50 0 60 habitaciones», asegura.

En función de la decisión de la promotora barcelonesa la superficie del hotel podría ocupar o no toda la manzana de casas. «La reformulación podría, incluso, dejar en tela de juicio la categoría del hotel», añade Domingo. Y es que el proyecto inicial contemplaba 70 habitaciones, una superficie de 3.822 m2 distribuidos en planta baja más 3 pisos y una planta subterránea que ya está construida, lo que incluía también 2.500 m2 para uso comercial.

El hotel del Pallol se remonta al año 2003. Tres años más tarde, la promotora Ginkoplanet adquirió el plan de la empresa Faderson S.L, la encargada de levantar inicialmente un hotel de cuatro estrellas en el solar municipal. Lo que empezó a ralentizar el proceso.

Cabe recordar que la zona que ocupa parte de la plaza Evarist Fàbregas es de titularidad municipal, concretamente de Redessa, que se resolvió con una concesión a 50 años. Con el cambio de nombre se anuló la concesión y la nueva incorporaba una modificación puntual del planeamiento urbanístico que dejó en stand by el proyecto durante 6 años más ya que la modificación no se aprobó hasta en enero de 2013. Ahora sólo queda esperar que la promotora mueva la ficha final para iniciar la construcción.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También