Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

‘En Reus hay conciencia cultural’

Entrevista a César Rendueles, filósofo, sociólogo y ensayista 

Cristina Valls

Whatsapp
César Rendueles en la sede de la Fundació Privada Reddis momentos antes de una conferencia.  Foto: A.G

César Rendueles en la sede de la Fundació Privada Reddis momentos antes de una conferencia. Foto: A.G

César Rendueles es profesor de sociología en la Universidad Complutense de Madrid. Publicó dos recopilaciones de obras de Karl Marx: una antología de ‘El capital’ y una selección de textos sobre materialismo histórico. Además, ha realizado  númerosos ensayos clásicos de autores. De Walter Benjamin, entre otros.

- Rescate algunos de los puntos de su charla en el ciclo de conferencias con la Escuela Europea de Humanidades.
- Giró alrededor de una pregunta sobre si la cultura es un derecho fundamental y traté de responder si lo es o no. Hice además un recorrido histórico de cómo empieza a utilizarse el concepto de cultura en la Ilustración y cómo ha ido cambiando a lo largo del tiempo. 

- Debe haber cambiado mucho...
- También se ha convertido en una vía de acceso para la universalización de los derechos políticos y democráticos. En cierto momento, se empezó a pensar que la extensión de los recursos educativos y culturales eran una condición para que la gente pudiera entrar más democráticamente en el ámbito político y social. Esa aspiración, naturalmente, ha cambiado a lo largo del tiempo. Tanto que a día de hoy puede que no sepamos en qué ha quedado el término. 

- De esa pregunta inicial pues, sobre si es un derecho o no, ¿hay múltiples posturas?
- Sí. Eso es realmente lo complicado. El concepto de cultura es muy polisémico y sus significados se han ido sedimentando. No es el mismo el que teníamos en el siglo XVIII que el que conocemos hoy. Cuando reivindicamos el derecho a la cultura, muchas veces no se sabe qué es lo que se está pidiendo. Es decir, ¿qué tipo de cultura? ¿menos monopolio de las grandes empresas? De todo ello hablé en la conferencia que inauguró la Fundació Privada Reddis la semana pasada.

La cultura tiene que ver con el esfuerzo de cultivarse a uno mismo y progresar

- ¿Qué opina usted?
- Que más que concebirlo como un derecho, es una obligación. Debe ser un requisito imprescindible para ser ciudadano de una democracia. Como un compromiso con la educación. A mí me parece algo fundamental sin lo que no podríamos participar en nuestra sociedad y, en definitiva, en los dispositivos políticos que tenemos.

- El hecho de pertenecer  a un territorio más delimitado como lo sería Reus, ¿hace más claro el concepto de ‘cultura’?
- Sin duda, sí. Tener claros los límites de un sitio facilita saber qué puede ser cultura, porque hay una mayor concentración. Yo vengo de una ciudad mediana, de Gijón, y me parece que en estos lugares hay un elemento esencial que genera un compromiso fuerte. Por esa regla de tres, en Reus hay conciencia cultural. Y no sólo hablo del acceso a un conjunto de recursos, sino a una dimensión asociativa. Cómo los vínculos sociales son un componente esencial de la cultura entendida. En este caso, la cultura depende mucho más del esfuerzo asociativo y de la participación ciudadana. Esto convierte la propia cultura en algo más que un consumo sin conciencia. 

- La cultura es muy amplia. 
- Creo que tiene que ver con un esfuerzo de cultivarse a uno mismo, de autoexploración, de progresar. Y es un esfuerzo compartido y colectivo. Eso incluye conservar tradiciones. 

Temas

Comentarios

Lea También