Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

En Reus se aparca de culo

El sistema de la batería inversa, implantado en media docena de calles, se ampliará a más vías en los próximos años

Joan Morales

Whatsapp
Imagen de la calle Gaudí, la última en la que se ha implantado la batería invertida en la ciudad de Reus. Foto: Alba Mariné

Imagen de la calle Gaudí, la última en la que se ha implantado la batería invertida en la ciudad de Reus. Foto: Alba Mariné

Hace más de 10 años que empezaron a verse los primeros aparcamientos en batería inversa en Reus. El primer lugar donde se implantó fue en la calle Cervantes y, de forma tímida, esta manera de aparcar -en la que el conductor tiene que situarse en batería y echar marcha atrás de culo- ha ido extendiéndose a otras vías de la ciudad. Actualmente, la batería inversa funciona, además de en la calle Cervantes, en Prous i Vila, en los alrededores de la comisaría de los Mossos d’Esquadra (calles Orenga y Alfàbrega), calle Pare Joaquim Roig y, por último, en la calle Gaudí.

Fuentes de la Guàrdia Urbana, cuyo servicio de movilidad i circulación es el encargado de diseñar el tipo de aparcamiento que se ajusta mejora a cada calle, explican al Diari que «la batería inversa se empezó a implantar porque incrementa la seguridad del tráfico. La principal ventaja es la maniobra de reincorporación al tráfico, ya que el conductor tiene mejor visibilidad que con otras modalidades de aparcamiento».

También es cierto que la maniobra para aparcar puede requerir de más destreza por parte del conductor, pero es igualmente segura, «ya que los vehículos que vienen detrás tienen que esperarse a que se acabe esta maniobra», explican desde la Guàrdia Urbana de Reus.

Otra de las ventajas de este tipo de aparcamiento (tanto de la batería invertida como la normal), según recuerdan desde la policía local, es que «ayudan a estrechar la calle y, de esta forma, a reducir la velocidad de los coches», aseguran. Por este motivo, la disposición en batería se recomienda solamente en viales de tráfico reducido con alta demanda de estacionamiento.

Momento de riesgo

Desde la Guàrdia Urbana también recuerda que la entrada y salida de una plaza de estacionamiento es un momento de riesgo, a causa de las diferencias en la velocidad de los vehículos que circulan y el vehículo en fase de estacionamiento. Una vez parado, el vehículo puede causar situaciones de incomodidad o de peligro para los peatones.

Por este motivo, a la hora de definir la modalidad de plazas de estacionamiento que se disponen en una vía determinada, el Servei de Mobilitat i Circulació de la Guàrdia Urbana tiene en cuenta diversos aspectos, como las características de la vía, la visibilidad, la proximidad de los pasos de cebra o intersecciones, la densidad del tráfico, etc.

Por todo ello, desde la policía local confirman que, en los próximos años, la idea «es ir ampliando el sistema de aparcamiento de batería inversa. Lo que no vamos a hacer ahora es cambiar todos los aparcamientos, pero a medida que se tengan que repintar o hacer labores de mantenimiento, aprovecharemos para ponerlos en batería».

Por su parte, el concejal responsable de la Guàrdia Urbana, Joaquim Enrech, admitió que «es normal que, al principio, al conductor le cueste un poco asimilar este tipo de aparcamiento, porque siempre cuesta un poco adaptarse a los cambios. Pero estamos seguros de que es un buen sistema que mejora la seguridad».

El Diari ha podido hablar esta semana con media docena de conductores que estaban aparcando en batería inversa en la calle Gaudí y el 100% de ellos coincidió en que este sistema de aparcamiento es ideal para la seguridad.

Temas

  • REUS

Lea También