Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus: "En un segundo destrozaron la vida de una familia"

Encarna explica su vida ahora que se cumplen 10 años que su marido quedó en estado vegetal tras un accidente en la avenida Sant Bernat Calbó

Francesc Gras

Whatsapp
Encarna y su marido siguen luchando día a día años después del accidente. FOTO: Alba Mariné

Encarna y su marido siguen luchando día a día años después del accidente. FOTO: Alba Mariné

Francisco González tenía 50 años cuando cruzaba el paso de peatones de la avenida Sant Bernat Calbó y fue embestido brutalmente por un coche. A consecuencia del impacto y de las graves lesiones que se produjo, Francisco quedó en estado vegetal tras pasar por un largo periplo de intervenciones. 

Este mes se cumplen 10 años de aquel triste episodio sucedido el 18 de abril de 2008. Su mujer, Encarna Berbel, todavía recuerda  lo ocurrido como si fuera ayer y, con lágrimas en los ojos, explica el calvario que desde entonces viven ella y sus hijos. «Uno no puede imaginarse lo que supone una desgracia de tal magnitud. Es injusto que estés haciendo planes y al día siguiente la vida te cambie para siempre», relata Encarna, que no puede evitar enumerar todas las cosas que su marido se ha perdido de sus hijos y su nieta pequeña. 

En el momento del accidente ambos tenían 21 y 25 años y, a día de hoy, «siguen sin superar lo ocurrido». Encarna detalla que durante todo este tiempo su vida ha girado completamente entorno a su marido.

Primero dejó el trabajo y, un año después de tener lugar el accidente, tuvo que adaptar toda la casa como si fuera un centro sanitario para poder cuidar de él. Y así siguió hasta hace un tiempo, cuando decidió ingresarle en una residencia porque su salud se estaba resintiendo. 

De hecho, Encarna ha sido sometida a cinco intervenciones quirúrgicas por los esfuerzos realizados el día a día. «Han sido unos años muy duros. Desde que regresó a casa tras el accidente nunca he vuelto a dormir. Incluso ahora, que está en una residencia, me levanto por las noches para ver como está», subraya. 

Avenida sin rotondas

Encarna se puso en contacto con el Diari para rememorar todo lo ocurrido porque no quiere que la memoria de su marido y su familia caiga en el olvido. «No le deseo nada igual a nadie», manifiesta. La conductora que arrolló a su marido era una chica que hacía tres meses que tenía el carnet y que circulaba a unos 80 km/h. «Sólo pido a las personas que llevan un coche que tengan conocimiento. En un segundo destrozaron la vida de mi familia».

El accidente que dejó a Francisco en silla de ruedas y sin apenas consciencia sucedió en la avenida Sant Bernat Calbó, a la altura de la conocida como rotonda dels llapis. Hace 10 años, la avenida era muy diferente a la actual. De hecho, el accidente propició que el Ayuntamiento decidiera instalar dos rotondas, un semáforo y mantener las bandas rugosas para evitar que los conductores circularan a gran velocidad

Con un pesar triste lo recuerda Encarna, que subraya: «Tuvo que ocurrir el accidente de mi marido para que decidieran escucharnos». Y es que antes de que sucediera el fatal accidente, los vecinos de la zona ya habían presentado una treintena de escritos al equipo de gobierno de entonces pidiendo un semáforo y una rotonda para que los vehículos tuvieran que aminorar la marcha. Éstos, puntualiza, «llegaron tarde para mi familia».

Temas

Comentarios

Lea También