«Encontré trabajo muy rápido en un taller mecánico tras la FP»

Los reusenses Sergi Granell y David León ilustran dos ejemplos de jóvenes que han apostado por estudiar FP y que están contentos con su decisión. La rápida accesibilidad al trabajo, uno de los motivos

J.M.

Whatsapp
Alumnos del ciclo formativo grado medio en redes y estaciones de agua Institut Pere Martell. FOTO: PERE FERRÉ

Alumnos del ciclo formativo grado medio en redes y estaciones de agua Institut Pere Martell. FOTO: PERE FERRÉ

Sergi Granell tiene 23 años y entre los 16 y los 22 estudió un grado medio de electromecánica y uno superior de automoción. Desde el primer momento tuvo claro que «quería hacer FP y no Bachillerato, porque no quería hacer una carrera universitaria ya que tenía pensado especializarme en los coches».

Después de su paso por el grado medio de electromecánica, donde explica que no encontró el ambiente más idóneo para evolucionar positivamente en los estudios, llegó el grado superior en automoción, «donde mejoró tanto el nivel como el ambiente», explica Sergi, quien dice estar «contento de haber estudiado FP. Aprendí mucho en las clases prácticas y encontré trabajo fácil por las tardes en un taller mecánico, donde he estado tres años».

Aunque ahora se encuentra sin trabajo, la idea de Sergi es acabar trabajando en una fábrica. «De todos mis compañeros de FP pocos trabajan en talleres. La mayoría está en fábricas y a mí me gustaría probarlo. Se trabaja a turnos y el salario es superior».

David León, también de Reus, se encuentra actualmente cursando el grado superior de automoción en el Institut Pere Martell de Tarragona. En su caso, cuando acabó la ESO empezó Bachillerato pero lo dejó porque no le motivaba. En la FP, después de probar, sin éxito, el grado medio de informática, ha encontrado lo que le gustaba. «La FP tiene fama de que te acerca de forma rápida al mundo laboral y espero encontrar trabajo relativamente pronto».

Temas

Comentarios

Lea También