Más de Reus

Reus Suministro

Endesa detectó más de 213 viviendas con conexiones eléctricas ilegales en Reus en 2020

Las operaciones policiales contra el fraude energético han ayudado a disminuir los casos en los últimos años. Los barrios Sant Josep Obrer o el Carme son algunos de los más afectados

CARMINA MARSIÑACH

Whatsapp
Uno de los dispositivos contra el fraude eléctrico en Mas Abelló, en marzo del 2019. FOTO: ALBA MARINÉ*LAS CIFRAS DE 2020 SON DE ENERO A OCTUBRE. LAS DEL 2019  DE ENERO A NOVIEMBRE.FUENTE: ENDESA

Uno de los dispositivos contra el fraude eléctrico en Mas Abelló, en marzo del 2019. FOTO: ALBA MARINÉ*LAS CIFRAS DE 2020 SON DE ENERO A OCTUBRE. LAS DEL 2019 DE ENERO A NOVIEMBRE.FUENTE: ENDESA

En 2020 se detectaron 213 conexiones ilegales en Reus y se defraudaron hasta 2.773.440 KWh de energía. Según Endesa, estos serían los casos de fraude eléctrico que localizaron desde el mes de enero hasta octubre. La compañía aún tiene pendiente cerrar los datos del mes de noviembre y diciembre.

En los últimos años la cifra de puntos de conexiones ilegales ha ido disminuyendo desde 2016, en que se abrieron 714 expedientes. En 2017 se redujeron prácticamente a la mitad con 386 y en 2018 hubo 248 puntos detectados. La compañía no dispone de las cifras completas de todo el 2019 por un cambio en el sistema de la base de datos. Aun así, de enero a noviembre se detectaron 172 casos de fraude eléctrico.

Fuentes de Endesa señalan que esta tendencia a la baja en Reus es singular en comparación en otras ciudades de Catalunya, donde la situación es precisamente al revés y cada año hay más casos. Desde la compañía creen que las operaciones contra el fraude eléctrico llevadas a cabo junto a los Mossos d’Esquadra y la Guàrdia Urbana de Reus están generando un efecto disuasorio.

A los 213 casos detectados de enero a octubre habría que sumar las 41 conexiones de luz irregulares que se detectaron en un operativo en el barrio Sant Josep Obrer el pasado mes de noviembre. En este caso también se realizó en coordinación con el área de Serveis Socials del Ayuntamiento de Reus.

El dispositivo se puso en marcha tras algunos incendios provocados por conexiones irregulares a la red. El presidente de la Associació de Veïns Primer de Maig, Eduardo Navas, asegura que en el barrio Sant Josep Obrer hay por lo menos un centenar de viviendas conectadas a la luz de forma ilegal y apunta que suponen un riesgo para los vecinos de la zona ya que «la red no está preparada para aguantar un consumo tan elevado».

Navas recuerda que «hace dos años ya se quemaron dos pisos donde había una plantación de marihuana y los cables no aguantaron la presión». Desde la entidad vecinal, exponen que si hay familias que no pueden pagar la luz pueden dirigirse a Serveis Socials para encontrar una solución y aseguran que, en muchas ocasiones, hacen de intermediarios con el Ayuntamiento.

Casos en el barrio del Carme

En otras zonas de la ciudad como el barrio del Carme también están preocupados por los riesgos que pueden suponer las conexiones fraudulentas. Cabe recordar que también en noviembre se incendió un bloque de viviendas de la calle Sant Antoni, un accidente que fue provocado por un okupa que manipulaba los contadores para pinchar la electricidad. Los vecinos de este bloque aún no han podido volver a sus pisos a día de hoy.

«Es un problema y un peligro que provoca que podamos hacernos daño los vecinos», asegura el presidente de la Associació de Veïns L’Harmonia del Carme, Josep Machado. Los vecinos consideran que es una problemática derivada en muchos casos de las okupaciones de las viviendas vacías y temen que vuelva a ocurrir un incidente similar ya que algunos inquilinos han llegado a manipular instalaciones de gas.

En el barrio del Carme hay unos 150 pisos vacíos y de estos una cincuentena estarían ocupados ilegalmente. «Es una cadena (…) si los bancos no se preocupan de sus viviendas vacías o no intentan alquilarlas a precios vacíos, seguirá pasando», dice Machado. En noviembre del 2019, los vecinos del barrio del Carme ya se plantearon hacer patrullaje nocturno ante los reiterados episodios de inseguridad. Fue fruto de un incendio en el número 7 de la calle Alt del Carme: una casa okupa calcinó la planta baja y dañó la estructura del edificio.

En muchas ocasiones son los vecinos que alertan al Ayuntamiento o a Endesa cuando detectan que una vivienda ha pinchado la luz. En otras ocasiones también son los cuerpos policiales los que dan la alerta.

Endesa dispone de un correo electrónico para recibir anomalías detectadas en anomalias@endesa.es o llamando al teléfono 800 760 220.

Desde la compañía señalan que, además de generar riesgos de seguridad, una instalación manipulada también puede suponer un incremento de la factura para los vecinos afectados, además de provocar sobrecargas y cortes de luz continuados que pueden afectar a los electrodomésticos que estén conectados a la red.

Temas

Comentarios

Lea También