Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Entidades vecinales urgen la tarjeta de residente para aparcar a un coste justo

Asociaciones como la del Carme, Joan Prim y Monestir reclaman bonificar el precio a los residentes de los distritos rodeados de plazas de zona azul
Whatsapp
Imagen de la zona azul que existe en el Passeig Prim, y que cuenta con una quincena de plazas.  Foto: Alfredo González

Imagen de la zona azul que existe en el Passeig Prim, y que cuenta con una quincena de plazas. Foto: Alfredo González

Los problemas de aparcamiento en la ciudad apenas encuentran una tregua en verano. Por esta razón distintos presidentes de asociaciones de vecinos de la capital del Baix Camp urgen crear e implantar la tarjeta de residente. Acabar con las dificultades de estacionamiento a las que se enfrentan los residentes de aquellas zonas que tienen escasas plazas de aparcamiento gratuitas es el objetivo a corto plazo.

Actualmente la capital del Baix Camp cuenta con alrededor de 780 plazas de zona azul, una cifra que ha disminuido, en un centenar, respecto al año pasado como consecuencia, entre otros factores, de la reforma urbanística del entorno de las calles Prat de la Riba y Ample, la instalación de contenedores, nuevas zonas de carga y descarga, plazas para motos o las zonas de aparcamiento específicas para autocaravanas del Área de Riudoms.

A pesar de esta disminución la tarea de aparcar no ha mejorado. Y es que la mayoría de plazas de aparcamiento de zona azul se concentran en barrios como el del Carme, los paseos Prim y una parte del Sunyer, las calles del entorno de la plaza Pastoreta, así como los alrededores de la plaza Llibertat. Paralelamente en zonas cercanas a la avenida Dr. Vilaseca, la Biblioteca Central Xavier Amorós y en el mismo barrio del Carme también existen las denominadas Áreas de Aparcamiento en solares pensados para cubrir las necesidades de aparcamiento de media duración, con una limitación horaria de entre cuatro y ocho horas y con la aplicación de una tarifa reducida.

«Los residentes de barrios invadidos por zonas azules necesitamos disponer de alguna ventaja a la hora de aparcar en la calle o en los aparcamientos subterráneos», asegura el presidente de la Associació de Veïns Mas Iglesias, Jordi Balust. A su parecer «disponer de precios más económicos sería una buena noticia con la que empezar el septiembre después de tanto tiempo sin tener una respuesta a nuestras reivindicaciones».

El presidente de la Associació de Veïns Joan Prim, Ramón Penya, también apoya la creación de la tarjeta de residente por considerar que la iniciativa «es buena para los vecinos de aquellos puntos plagados de zonas azules y que ya pagan sus impuestos, por lo que deberían tener bonificaciones en el aparcamiento».

 

‘Misión casi imposible’

Él mismo asegura que en los últimos años se ha convertido en una «misión casi imposible» aparcar por esta zona de la capital del Baix Camp. El dirigente vecinal argumenta que esta situación se debe a que «vecinos de zonas colindantes vienen hasta los paseos porque es más barato que aparcar en el centro, hasta donde luego van andando, por lo que a nosotros se nos dificulta considerablemente la tarea de aparcar».

«Una cosa es vivir en una zona y otra aparcar cuando se visita la ciudad. No se puede tratar del mismo modo a los residentes que a los visitantes. Quienes estamos todo el año tenemos que tener alguna ventaja a la hora de aparcar», asegura el presidente de la Associació de Veïns Monestir, Alfonso Berbel. Él mismo reconoce que durante el día la zona azul está prácticamente vacía porque «el coste es muy elevado», mientras que por la noche, cuando es gratis, todas las plazas están ocupadas. «El Ayuntamiento debería hacer un esfuerzo por sacar adelante la iniciativa de la tarjeta de residente», asegura Berbel.

El presidente de la Associació de Veïns l’Harmonia del Carme, Pere Corrales, defiende que además de los vecinos, también puedan disfrutar de una ‘tarjeta especial’ los profesionales autónomos que trabajan en la ciudad. «Una opción sería que pagasen un bono anual que les permitiera dejar el coche en la zona azul mientras están trabajando. De este modo se ahorrarían tener que renovar el tíquet del parquímetro», asegura Corrales.

 

Bonificación del 50%

La reivindicación para crear una tarjeta de residente también la comparte y defiende la Associació Coordinadora Ciutadana i d’Entitats en Defensa del Territori, quien hace escasamente un año pidió al anterior gobierno municipal la implantación de la iniciativa, especialmente en aquellas zonas de la ciudad con más parquímetros. Concretamente exigieron un tarifa reducida que contemplara la bonificación del 50% de los precios de aparcamiento actuales.

El presidente de la entidad, Josep Machado, recuerda que «la vía pública es de todos los ciudadanos y no propiedad exclusiva del Ayuntamiento». Al mismo tiempo la Coordinadora Ciutadana i d’Entitats en Defensa del Territori critica que «mientras que a los conductores de coches eléctricos les está permitido estacionar gratuitamente y recargar el vehículo sin pagar, el resto de reusenses tenemos que pagar las tarifas de aparcamiento que nos imponen».

 

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También