Exproreus, primera cancelación de su historia por el coronavirus

La mirada ganxeta | firaReus. La Covid suma una nueva baja, en este caso la longeva feria multisectorial que durante sus cerca de 80 años nunca se había tenido que posponer

FRANCESC GRAS

Whatsapp
Exproreus, primera cancelación de su historia por el coronavirus

Exproreus, primera cancelación de su historia por el coronavirus

En un año convencional, agosto suele ser un mes con poco vigor informativo. Pero en los actuales tiempos cambiantes por culpa de la pandemia no hay tregua. Y en esta primera semana de agosto ya ha quedado patente. En primer lugar, por la decisión del Estado de hacerse con los remanentes de tesorería de los ayuntamientos. Desde mi punto de vista, una deslealtad mayúscula hacia los consistorios y sus ciudadanos aprovechando que son el eslabón más débil. Parece ser que muchos ayuntamientos, entre ellos el de Reus, preparan una respuesta contundente y se niegan a entregar el dinero. Veremos como termina todo.

En segundo lugar, esta semana el Ayuntamiento de Reus ha comunicado la cancelación de ExproReus. Sin duda, un anuncio sorprendente en estas fechas. Sobre todo, porque el certamen estaba previsto para el mes de octubre con el añadido de que la feria cumplía su 50 aniversario. Aún así, la noticia no resulta para nada inesperada, y más cuando los organizadores argumentan que «priorizan las medidas de seguridad en relación a la Covid-19».

De hecho, como ya ha ocurrido con tantos otros actos, la feria multisectorial es una víctima más del coronavirus. Pero en su caso resulta muy llamativo que a pesar de su dilatada trayectoria nunca antes se había tenido que suspender. Y eso que su historia se remonta al 1942 con un hecho muchas veces olvidado.

Tal y como repasaba el documental Una vida fent fira. 75 anys de firaReus (producido por Acid Factory), sus organizadores encargaron aquel año a Pere Vidiella la escultura de un infante para engalanar la entrada del primer certamen. Su resultado fue una obra referente para la ciudad como es el Nen de les Oques, que sigue en pie en medio de la plaza que lleva su nombre. Por no hablar del nombre del certamen, que según recoge el libro Testimonis de la Fira de Reus acogió la R para no dejar perder su carácter provincial y quedar como la Exposició Provincial a Reus.

En aquella época, la feria, considerada como uno de los escaparates más representativo de la actividad comercial de la ciudad, se celebraba durante varios días y no era todavía de carácter anual como lo fue a partir de los años 70.

Con tantas ediciones a sus espaldas, son muchas las anécdotas e inconvenientes que han superado tanto firaReus como ExproReus. Pero como destacan algunos de los protagonistas con los que he podido hablar estos días, ninguno logró que se cancelara. Los percances más recordados pasan por el fuerte vendaval que tuvo lugar en 1974, que llevó por delante parte de la feria y que casi termina en tragedia, o el incendio años después de uno de los pabellones habilitados para el certamen.

Tampoco detuvo su organización el derribo del palacio ferial de la avenida Sant Jordi. Un edificio que, por cierto, convirtió Reus en el segundo municipio de Catalunya en disponer de una instalación similar. Además, durante los años que duraron las obras de construcción del nuevo emplazamiento en el Tecnoparc, ExproReus se lució durante algunas ediciones en los terrenos que Adif tiene en la avenida del Comerç.

Así es que la historia de ExproReus recordará este año como el primero en el que tuvo que anularse por la Covid-19. Ya ha ocurrió lo mismo con la mayoría de los actos de la Festa Major de Sant Pere y todo apunta a que también pasará con la Festa Major de Misericòrdia.

Temas

Comentarios

Lea También