Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'Filmaremos 14 cortometrajes y convertiremos Reus en un gran set de rodaje'

El director de la Escola de Cinema de Reus, Daniel Villanueva, busca un nuevo lugar para el centro. El pequeño local del barrio del Carme se ha quedado pequeño y tiene la mirada puesta en el Tecnoparc

Mònica Just

Whatsapp
El reusense Daniel Villanueva. Foto: Alba Mariné

El reusense Daniel Villanueva. Foto: Alba Mariné

Daniel Villanueva ha vivido la aventura que siempre había soñado. Ya hace días que regresó de Hollywood. Pero todavía lo está asimilando. Necesita su tiempo. Ha ido todo muy deprisa. La nominación al Oscar al mejor cortometraje por Timecode le permitió pisar la alfombra roja en la meca del cine. Allí donde todos los cineastas querrían llegar algún día. Aunque pocos lo consiguen. La producción de la Escola de Cinema de Reus (ECIR) dirigida por Juanjo Giménez se quedó a las puertas de conseguir la estatuilla. Pero Villanueva asegura que la experiencia de cruzar el océano para ir a Hollywood con un cortometraje nominado «ha sido maravillosa». Lo ha vivido como un regalo. De hecho, puntualiza que «todo lo que ha venido desde que ganamos la Palma de Oro en Cannes ha sido un regalo». Ya acumulan más de 70 premios internacionales. Y no se ha terminado. Quedan los European Film Awards. «Todavía podríamos hacer el triplete», bromea. Y allí, Timecode también tiene algo que decir.

Todo lo vivido en los últimos meses les llegó por sorpresa. «Sabíamos que era un buen corto. Y que había un buen director. Pero no haces un proyecto planteándote una trayectoria u otra. No haces cortos pensando en los premios. Eso es mentira. Lo haces simplemente porque crees en ello, te gusta y lo das todo», explica.

Ahora está animado. Motivado. Tiene ganas de hacerse oír. De aprovechar el boom y la locura que ha vivido en los últimos meses para crecer. «Vamos a hacer mucho ruido y Reus, por primera vez, se convertirá en un gran set de rodaje», señala. Y es que desde la ECIR quieren rodar este año en la ciudad ni más ni menos que catorce cortometrajes. Hasta ahora hacían solo uno al año.

La Escola de Cinema, el proyecto profesional y personal de Villanueva que dio sus inicios hace apenas tres años, se ha posicionado en el mapa de la formación audiovisual internacional. Ha creado marca. Una marca muy potente. «Y esto se tiene que aprovechar». Las peticiones para estudiar en el pequeño local de la calle Sant Francesc se han disparado. Y el reusense es consciente de que el paso por los Oscars les abrirá puertas y marcará sus carreras. Hollywood ha acelerado sus planes. Y ahora debe canalizar todo lo que esto supone.

Es consciente de que lo ocurrido ha cambiado la vida a todo su equipo: «De una forma u otra esto tiene que rentabilizarse y creo que cualquier persona que haya formado parte del proyecto tendrá más trabajo, o lo aceptarán en otros nuevos proyectos. Porque esto pesa mucho y abre puertas». «Y yo, como productor, soy consciente de que ya no tengo tantos problemas para levantar proyectos. Hemos alcanzado un estatus de profesionales creíbles. Ya no somos marcianos sino gente de cine», subraya el director de la pequeña escuela del barrio del Carme de Reus. Pero gestionarlo no será fácil.

Crear una gran escuela

En solo tres años y medio han conseguido lo que pensaban que quizás podría llegar a ocurrir con el paso del tiempo y tras haber picado mucha piedra. «Nuestro objetivo de crear una escuela como Dios manda está muy cerca, en el sentido de que podemos tener muchos alumnos y hacernos grandes», apunta el cineasta. Es ambicioso. Confía en consolidar un proyecto que pueda rivalizar con escuelas de cine de Barcelona. Y en que «si conseguimos que la gente de la provincia deje de ir fuera para estudiar, tenemos ECIR para años».

Villanueva explica que desde que nació la ECIR ya lo hicieron pensando en que, si algún día necesitaban crecer, el lugar sería el Centre de Producció Audiovisual del Edifici Tecnoparc, que nunca ha llegado a estrenarse. Están en conversaciones con el Ayuntamiento. «Ahora falta voluntad política. Es un proyecto de ciudad y debe vivirse así. Siempre he pensado que debía crecer de forma natural». Llevan tiempo hablándolo y confía en que acabarán cerrando el acuerdo.

La Escola trabaja también en la promoción de Marcianos de Marte, su nueva producción . El auge de Timecode ha puesto el listón alto. Hay muchas expectativas. Pero Villanueva insiste en que es un proyecto distinto, con un director distinto y con sus propias características. Por ello debe que verse de forma independiente.

Temas

  • REUS

Comentarios

Lea También