Más de Reus

Fina Alonso: «Un auténtico retrato refleja el alma interior»

Entrevista. La reusense utiliza el arte como denuncia y afirma que «la pintura no debe ser solo contemplativa, porque ya es bonita de por sí, sino que debe provocar cambios positivos en la sociedad»

Sílvia Fornós

Whatsapp
La pintora Fina Alonso ha participado en decenas de exposiciones colectivas. FOTO: Alba Mariné

La pintora Fina Alonso ha participado en decenas de exposiciones colectivas. FOTO: Alba Mariné

Fina Alonso (Reus, 1952) es graduada en Artes Aplicadas en Decoración y Arte Publicitario por la Escola d’Art i Disseny en Reus, además de cursar la formación en Artes Aplicadas al Muro de la Escola d’Art i Disseny en Tarragona. A lo largo de su trayectoria artística, ha realizado decenas de exposiciones individuales y colectivas, como la Mostra col·lectiva d’art del Mediterrani català, organizada por la Associació Reusenca d’Artistes. Fina Alonso asegura que «me gusta representar y denunciar aquello que ocurre a nivel mundial y a nivel personal».

¿Qué le llamó la atención del mundo del arte?

Desde que tengo conocimiento, siempre he dibujado y pintado y todo me atraía en el mundo del arte, sobre todo el dibujo. He evolucionado desde la representación realista a la expresión conceptual, pero ahora estamos en la era virtual y me he puesto al día con las redes sociales, aunque conservo el cliente que prefiere ver la obra in situ.

¿En qué momento dio el salto del dibujo a la pintura?

Fue cuando estaba estudiando en Tascó, l’Escola Taller d’Art de la Diputació de Tarragona en Reus, antes de ir a Tarragona a cursar los estudios superiores. Asimismo, de joven ya pintaba en casa retratos, aunque era una obra más representativa y no tan conceptual como la que hago ahora.

¿Es versátil?

Sí, me considero muy versátil en mi trayectoria pictórica. Por ello, también he tenido una época vinculada al mundo del diseño gráfico, interiorismo, publicidad, diseño de vestuario, imagen corporativa, etc. En esta etapa, la pintura fue una herramienta de trabajo a nivel profesional.

En la trayectoria pictórica ¿qué ha cambiado?

Antes se valoraba mucho la representación fidedigna y realista, pero gracias a pintores como Frans Hals, Goya o el reusense Marià Fortuny, entre otros, descubrimos la gestualidad libre, es decir, la espontaneidad en el trazo cuando se descartaron las tendencias académicas. Por ello, es apasionante ver esta evolución de los grandes maestros de la pintura trascendiendo en grandes pasos hacia las nuevas vanguardias artísticas, cuando afloran las motivaciones y los sentimientos, todo aquello que me inspira en mi lenguaje pictórico.

¿Qué más le fascina de la obra del ilustre reusense?

La representación humana como reflejo de la sociedad en la que vivió, a través, por ejemplo, de sus viajes a Marruecos. Fue un dibujante y pintor excelente, así como increíbles fueron sus grabados.

Utiliza el arte como denuncia.

Sí. Me gusta representar y denunciar aquello que ocurre a nivel mundial y a nivel personal, es decir, plasmar la realidad.

¿Cómo le ha inspirado la pandemia?

Me sirvió para adentrarme en los problemas sociales y dejar testimonio de ello.

También le fascinan los retratos.

Sí. Para mí un auténtico retrato no es el que representa fielmente su imagen, sino el que refleja el alma interior de una persona.

¿El arte debe ser partidista?

El arte es libre, es decir, cada uno puede manifestarse de la manera que quiera, según sus motivaciones. Si a un pintor, por ejemplo, no le atrae denunciar determinados hechos a través de sus obras, es muy libre de no hacerlo.

Una de las últimas exposiciones en las que he participado es la ‘Mostra col·lectiva d’art del Mediterrani català’.

Mis obras representaban el caos de la basura profunda que se encuentra en las playas y en el mar. La idea era insistir en la conciencia del público, es decir, hacerlo partícipe de la problemática para que se dé cuenta. A través de mis pinturas, me gusta provocar la conciencia del público.

¿Tenemos la conciencia dormida?

Hay de todo. Si bien, soy optimista y pienso que en un futuro el mundo nuestro se dará cuenta de que el camino que estamos siguiendo no es el mejor. Así, creo que ganará terreno el bienestar, la paz y la tranquilidad común, por encima del egoísmo del individuo.

En el mundo estamos de paso.

Sí. Es importante colaborar entre todos, yo desde la pintura y cada persona con sus herramientas, para mejorar el planeta.

Los artistas están capacitados para transformar la sociedad.

Todos somos importantes y debemos ser conscientes de que no estamos solos, sino que formamos parte de un conjunto. Así, la pintura no debe ser solo contemplativa, porque ya es bonita de por sí, sino que debe provocar cambios positivos en la sociedad, aunque a veces también represente la oscuridad.

Al final, en la vida debemos saber convivir entre la luz y la oscuridad.

Sí. Pero debemos ser positivos y arrojar luz cuando sea necesario, sobre todo en situaciones que nos hacen sentir impotentes. Solo así conseguiremos hacer de este mundo un lugar mejor.

Temas

Comentarios

Lea También