Más de Reus

Frente común entre la Cambra de Comerç de Reus y los gimnasios para pedir ayudas para el sector

Los centros de deporte y salud trabajan con el 30% de aforo, pero han estado cerrados durante meses y denuncian estar «olvidados»

Montse Plana

Whatsapp
El presidente de la Cambra de Comerç con representantes de la entidad que agrupa a los gimnasios. Foto: A. Mariné

El presidente de la Cambra de Comerç con representantes de la entidad que agrupa a los gimnasios. Foto: A. Mariné

Los gimnasios retomaban su actividad a principios de febrero después de haberse visto obligados a cerrar en enero. Era una medida de seguridad para frenar el avance de la Covid, a pesar de que se calculaba que el índice de infección en este tipo de establecimientos era del 0,28%. Su actividad ha sido totalmente intermitente durante este último año de pandemia, «y sin una estabilidad, no hay confianza entre los usuarios, que es lo que necesitamos», exclam ayer el presidente de la Associació Reusenca de Centres d’Esport i Salut (ARCES), José Luis Torrente, y el vicepresidente de la misma asociación, Artur Alabart. 

El sector revindica ser visibilizados, que se activen  líneas concretas y específicas de ayuda y actuar con celeridad. Reivindicaciones a las que se ha sumado la Cambra de Comerç de Reus. «Los centros de deporte y salud son también empresas y tenemos que hacer patente la situación que están sufriendo, igual que hemos hecho con el comercio o la hostelería», señala el presidente del ente cameral, Jordi Just, en un acto público de apoyo al sector celebrado ayer por la mañana en la sede de la Cambra de Comerç y ante la presencia de varios empresarios.

La Associació Reusenca de Centres d’Esport i Salut fue creada en el año 2005 y, ahora, con la crisis, prácticamente todos los centros de deporte y salud de la capital del Baix Camp se han unido para hacer frente de forma conjunta la situación, con un total de 17 asociados. 

Entre las acciones, destaca la petición que se ha trasladado por carta a la Generalitat de Catalunya pidiendo activar ayudas específicas para el sector, y es que consideran que las medidas de carácter generalista no han ayudado a confortar. También señalan que se encuentran con algunas ambigüedades: «Por ejemplo, no tenemos claro si se pueden usar o no las duchas, porque nos dicen que pueden ser utilizadas por quien realmente lo necesite», señala Artur Alabart.

Desde la Cambra de Comerç, su presidente, Jordi Just, subraya que la salud es la prioridad, pero a la vez recordaba la gran importancia que juega en todo ello el deporte: «Los centros de deporte son salud», citando también el clásico «mens sana in corpore sano».

Pérdidas del 40%

Desde ARCES se calcula que las pérdidas rondan el 40% en clientela y, consecuentemente, también en facturación. Actualmente están trabajando con el 30% de aforo, «lo que obliga a repensar el modo de trabajo para poder cuadrar a todos los usuarios e incluso quizás haciendo más horas», detallaba ayer Torrente. Si no tropiezan con más cierres obligados, desde la asociación se confía que el sector aguante el duro golpe que está suponiendo la pandemia de la Covid-19. Aun así, se calcula que si la situación no cambia durante el primer semestre, cerca de un 12% de centros de deporte y salud que hay en Reus podrían llegar a bajar la persiana definitivamente.

Temas

Comentarios

Lea También