Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Reus Sociedad

Hacer la colada fuera de casa se pone de moda en Reus

El ‘boom’ de las lavanderías autoservicio llega a la ciudad, donde en las últimas semanas han abierto dos negocios de este tipo.
Whatsapp
Dos mujeres haciendo la colada esta semana en la lavandería Ecolaundry de la calle Joan Bertran de Reus. Foto: Alba Mariné

Dos mujeres haciendo la colada esta semana en la lavandería Ecolaundry de la calle Joan Bertran de Reus. Foto: Alba Mariné

Un joven lee un libro. A su lado, otra chica chatea por Whatsapp con sus amigos y dos mujeres charlan. A todo ello, los tambores de tres lavadoras giran y giran a gran velocidad. Puede parecer una estampa de cualquier película norteamericana, pero no lo es. Se trata de la imagen de un martes por la tarde en una de las muchas lavanderías autoservicio que han abierto en Reus en los últimos meses.

Hace años que este tipo de negocios son habituales en países como Estados Unidos, Alemania o Japón, pero en España es ahora (desde hace unos dos o tres años) cuando las lavanderías autoservicio han empezado a implantarse. La capital del Baix Camp no ha quedado al margen de este ‘boom’ y sólo en las últimas semanas han abierto dos: Le Sac, en la avenida Països Catalans, y Ecolaundry, en la calle Alcalde Joan Bertran.

Joan, un joven que rondará la treintena, lo tiene muy claro: «Es la primera vez que vengo a lavar algo, pero tenemos un edredón nórdico que no nos cabe en nuestra lavadora porque es pequeña. Siempre lo hemos llevado a la tintorería, pero hemos visto esta lavandería autoservicio y nos ha parecido interesante, sobre todo porque te ahorras tiempo y algo de dinero. En 34 minutos tendré lavado el edredón, más 15 de secado, y me costará ocho euros», comenta mientras espera que se edredón esté listo en una de las cuatro lavadoras de Ecolaundry.Este joven respondería al perfil inicial de cliente que se marcó Ecolaundry cuando inició su andadura. Ramón González, socio fundador de la empresa, explica al Diari que «las amas de casa, que tienen lavadora pero se les queda pequeña, y que tienen que llevar las mantas, edredones y ropa voluminosa a la tintorería. Ese es el perfil inicial que nos marcamos de clientes».

Diferentes clientes

En cambio ahora, cuando la firma tiene más de 100 franquicias en todo el Estado, entre ellas una quincena en Catalunya (dos en Tarragona y una Reus), se han dado cuenta de que el abanico de clientes potenciales se ha abierto. «Tenemos gente que lava su ropa de trabajo, deportistas o simplemente personas que no quieren hacer la colada en casa. Nuestro target de clientes es mucho más amplio», comenta González, quien añade que «la cultura de hacerte la colada fuera de casa está muy consolidada en otros países, con otras mentalidades, donde no todo el mundo tiene lavadora en su casa. En cambio, aquí en España ha llegado para suplir las carencias de las tintorerías, ya que somos más económicos y rápidos cuando se trata de lavar prendas grandes», explica González.

Xavier Subirats, propietario de la lavandería Ecolaundry que acaba de abrir en la calle Alcalde Joan Bertran, de Reus lo tuvo muy claro cuando se decidió a poner en marcha elste negocio. «Tengo otros negocios y quería poner en marcha uno que no tuviese nada que ver con ellos. Quería algo de la época actual pero que pudiese verse afectado por las nuevas tecnologías, como puede ser la compra por Internet. Y, por casualidad, encontré las lavanderías autoservicio y me gustó porque lavar la ropa es una necesidad diaria y las casas son cada vez más pequeñas y hay más gente que no tiene lavadora».

Este negocio está abierto de ocho de la mañana a diez de la noche, los 365 días del año y funciona de manera sencilla: el lavado cuesta 8 euros y el secado 3. En 45 minutos, aproximadamente, puedes salir por la puerta con tu ropa lavada y seca. Además, durante los 30-34 minutos que dura la colada, la máquina queda herméticamente cerrada, por lo que el cliente puede aprovechar para hacer alguna gestión o, simplemente, tomarse un café.

Temas

Comentarios

Lea También