Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Hallan 600 plantas de marihuana en una finca de las afueras de Reus

Los dos gestores de la finca, ubicada en la partida de Rojals, fueron detenidos y acusados de un delito contra la salud pública. 

Diari de Tarragona

Whatsapp
FOTO: Mossos d'Esquadra

FOTO: Mossos d'Esquadra

Un dispositivo conjunto de los Mossos d’Esquadra y la Guàrdia Urbana de Reus, permitió localizar una plantación de marihuana con más de 600 ejemplares. 

Según avanzó el tarragonadigital.com y pudo confirmar el Diari, la plantación se localizó a las afueras de la ciudad, en la llamada partida de Rojals, en una masía tradicionalmente conocida como el Club del Caballo. Una masía que se alquila para realizar fiestas y actos varios y que, en algunas ocasiones, ha sido objeto de denuncias por parte de los vecinos por elevados niveles de ruido. 

La operación tuvo lugar el pasado viernes, y se alargó durante todo el día. Fuentes de los Mossos d’Esquadra confirman que recibieron la alerta por parte de Endesa de que en la masía se registraban elevados consumos de electricidad, lo que hizo sospechar a los técnicos de la empresa suministradora de luz de que podría esconderse ahí una plantación ilegal de marihuana. 

No es un hecho aislado. A través del llamado dispositivo Elektra, las empresas eléctricas tienen potestad para avisar a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado si registran lecturas anómalas en el consumo de luz. Y es que, uno de los factores indispensables para mantener una plantación de marihuana, es la maquinaria que se requiere y el enorme gasto eléctrico que supone. 

Plantas en el exterior
Los agentes de Mossos d’Esquadra y Guàrdia Urbana acudieron al lugar de los hechoas acompañando a los técnicos de Endesa y vieron plantas de marihuana en el exterior de la masía. 

Rápidamente se activó la Unidad de Investigación del cuerpo de la policía catalana y se pidió una orden judicial para acceder al recinto, tras las enormes sospechas que podría estar cultivándose droga en su interior. 

Una vez los agentes tuvieron en su haber la orden del juez, desmantelaron la plantación, de unas 600 plantas, se decomisaron las herramientas y maquinarias para su cultivo y se cortó la luz después de comprobar que se había modificado la instalación eléctrica. 

Los dos detenidos, los gestores de la masía, están acusados de un delito contra la salud pública. Según explican fuentes de los Mossos d’Esquadra, han quedado en libertad después de declarar en sede policial. Deberán acudir ante el juez cuando sean requeridos. 

Temas

Comentarios

Lea También