Más de Reus

Hartazgo entre los vecinos del barrio de los Poetas en Reus ante el incivismo en sus plazas

Un grupo de personas se junta diariamente en los alrededores de la rotonda de Les Baldufes y en la plaza del Nucli dejando basura por el suelo y sin permitir descansar al vecindario

J. SALVAT

Whatsapp
Gente paseando en la avenida Catalunya con la glorieta de Les Baldufes. FOTO: ALBA MARINÉ

Gente paseando en la avenida Catalunya con la glorieta de Les Baldufes. FOTO: ALBA MARINÉ

Los vecinos del entorno de la plaza del Nucli y de la rotonda de las Baldufes están cansados de enfrentarse cada día a la misma historia: a partir de las seis de la tarde, un grupo de entre seis y diez personas ocupan, día sí día también, estas plazas y cometen actos incívicos. La ‘gresca’ dura, a veces, hasta pasado el toque de queda.

Así lo aseguran los vecinos de las calles Dr. Vilaseca, Camí de l’Aleixar y de la avenida Països Catalans con la glorieta de ‘Les Baldufes’. «Se apoderan de las plazas con sus gritos, peleas y amenazas. Van sin mascarilla, tiran escupitajos y nunca les falta cerveza», señala Josepa, vecina del bloque de enfrente de los bancos del final de la avenida Catalunya, dónde últimamente quedan este grupo de personas. «Luego lo dejan todo hecho un desastre», añade.

El problema dura desde hace tiempo, pero incrementó el verano pasado. De hecho, más de un vecino asegura haberse puesto en contacto varias veces con la Guàrdia Urbana para denunciar los hechos. «Sirve de poco. Se van y al día siguiente vuelven a hacer lo mismo, pero unos metros más allá», explica Rosa Ferran. El ejemplo es el de este pasado fin de semana, cuando, según los vecinos, la policía tuvo que intervenir para frenar una pelea entre el grupo.

Aunque en la zona la gente esté molesta por las consecuencias que provoca el incivismo, como la intranquilidad, la suciedad o el no dormir bien, la mayoría de ellos ponen mucho hincapié en la pérdida de la harmonía del barrio. Un caso claro es el de Josep Maria, que regenta el Celler de Reus, de la calle Camí de l’Aleixar. Hace un par de años que Josep Maria apostó por el barrio de los Poetas como el sitio donde impulsar su negocio.

Los vecinos reconocen que la llegada de esta bodega dio vida a una de las zonas, hasta entonces, más grises del barrio, dado que la plaza del Nucli, que conecta el Camí del Aleixar y el Dr. Vilaseca con la rotonda de las Baldufes, llevaba tiempo descuidada.

La terraza de la Bodega albergaba, cuando la pandemia de la Covid lo permitía, un conjunto de mesas con buen ambiente de gente que venía de distintos puntos la ciudad. Por ello, los vecinos de la zona le agradecen la apuesta por esta ubicación y lamentan los incidentes con los incívicos: «Es una pena porque su llegada animó mucho el ambiente, pero en reiteradas ocasiones estas personas enturbian el momento», señala Judit, una vecina del bloque de enfrente del negocio.

Escupitajos, gritos, basura en el suelo… «La verdad es que les he tenido que llamar la atención muchas veces… aunque por suerte me suelen hacer caso e incluso piden disculpas», explica Josep Maria, que regenta la Bodega. Aunque confirma en que en varias ocasiones estos episodios se les han hecho molestos a sus clientes, él se preocupa más por el vecindario: «no dejan descansar a la gente por la noche y durante el día las personas mayores y los niños ya no vienen a pasar la tarde en la plaza, este grupo de personas lo han invadido y los del barrio sienten inseguros».

«Esto antes estaba lleno de vecinos del barrio de avanzada edad que pasaban la tarde», señala Rosa «ahora ya no pueden hacerlo, y nos entristece, por ellos y por la imagen del barrio».

Desde la concesionaria Rodri, explican que en más de una ocasión, al abrir el negocio de buena mañana, se han encontrado con restos de latas y basura tirada ante la puerta de entrada. «No nos molesta directamente, porque no suelen estar en horario comercial, pero el incivismo lo pagamos todos y es muy complicado plantarles cara», explica el encargado.

El remedio: policía de proximidad

Desde el Ayuntamiento de Reus confirman que están al corriente de estos episodios e indican que «la plaza del Núcli no es un punto especialmente problemático en términos de incivismo». En ese aspecto, señalan que el departamento pertinente está haciendo su trabajo e indican que la Guardia Urbana conoce las quejas vecinales y ha hecho ya varias actuaciones.

Sin embargo, el Ayuntamiento subraya que «comparte la preocupación de los vecinos puesto que desde hace años se ha constatado que Reus es una ciudad segura y que la principal preocupación de la ciudadanía en materia de seguridad es el incivismo». Por eso, señalan, una de las líneas prioritarias de la Guardia Urbana es continuar trabajando en la concienciación ciudadana en relación a las conductas incívicas. Y esto, considera, «pasa por la política de proximidad del cuerpo de seguridad: mayor presencia, fortalecer las relaciones con la comunidad, prevención y mediación; y la denuncia y sanción».

Precisamente más patrullaje policial es lo que pide Rosa en nombre de sus vecinos: «ya teníamos problemas con la suciedad que había en las calles cuando los pubs estaban abiertos... ahora llevamos arrastrando esto desde hace demasiado tiempo, queremos recuperar el buen ambiente».

Las frases

«Los mayores y las familias ya no están a gusto en las plazas. Queremos recuperar el buen ambiente»
Rosa Ferran

«No dejan descansar por las noches y no cuidan del entorno. Les he pedido que respetaran la terraza»
Josep Maria

«Se apoderan del espacio con sus gritos y peleas. Van sin mascarilla y lo dejan todo sucio»
Josepa

Temas

Comentarios

Lea También