Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Hasta 800€ de multa para los propietarios que no limpien los orines de sus perros en Reus

El consistorio pone el marcha la campaña "Jo mullo, tu remulles"

Carla Bergadà

Whatsapp
El concejal Daniel Rubio y el alcalde en la presentación de la campaña. FOTO: Carla Bergadà

El concejal Daniel Rubio y el alcalde en la presentación de la campaña. FOTO: Carla Bergadà

"Jo mullo, tu remulles" es el nombre de la nueva campaña promovida por el Ayuntamiento de Reus. Contempla multas de hasta 800 euros —recogidas en la nueva ordenanza municipal sobre animales— para aquellos propietarios que no remojen los orines de sus perros en la vía pública. Así es como, si alguien no echa agua después de que el animal haga pipí en farolas, aceras, esquinas de edifico o cualquier otro tipo de mobiliario urbano, será sancionado inmediatamente por la Guàrdia Urbana.

La iniciativa ya está en marcha, aunque las sanciones no se impondrán hasta el mes de junio, por lo que hasta entonces los agentes se limitarán a avisar e informar a los propietarios. Además de la difusión de la campaña en anuncios y carteles, el consistorio ha preparado 6.000 botellas de agua reutilizables que podrán recogerse en los centros cívicos de la ciudad. 

«Aunque hemos hecho presión para que los propietarios recojan las cacas de los perros, siguen habiendo personas irresponsables con animales», justificaba el alcalde, Carles Pellicer. De hecho, el año pasado la policía municipal abrió 161 actas por dejar las defecaciones de los perros en la calle. Pellicer aseguraba que la nueva campaña es una respuesta a las demandas de la ciudadanía, teniendo en cuenta que cada año, 200 faroles sufren daños en la base, normalmente a causa de los ácidos de la orina de los canes.

Desde el consistorio calculan que en la ciudad hay unos 16.000 perros, lo que supone, teniendo en cuenta que hacen una media de tres pipís al día, 17,5 millones de orines al año. «He dado instrucciones a la Guàrdia Urbana para que lo vigile. No es una cacería, es una medida para fomentar el civismo», recordaba el alcalde. Por su parte, el concejal de Medi Ambient, Dani Rubio, añadía que esto es «una acción más» del trabajo del gobierno municipal para concienciar a los propietarios de «sus derechos y sus deberes». 

Temas

Comentarios